The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Mujeres menores de edad

Foto: RAUL ARBOLEDA | AFP

Una nueva iniciativa en Terrassa quiere ayudar a las mujeres a sentirse más seguras. Para ello, se permite solo a las chicas bajar del bus nocturno en el punto del trayecto más cercano a su destino y sin necesidad de esperar a la siguiente parada.

Bajo el nombre de un supuesto feminismo se tolera una medida que lo único que comporta es la infantilización de la mujer. Volver a ser tratadas como seres débiles o menores de edad que, a diferencia de los hombres, no asumen los costes de su libertad.

Nuestras madres y abuelas lucharon para liberarse de esta sobreprotección que antes ejercían los padres y maridos y que, paradójicamente, ahora muchas exigen al Estado. Como tantas otras medidas, esta nueva tutela solo responde a la necesidad ancestral de encontrar seguridad.

Hay una hipocresía feminista que niega que una mujer tenga que vigilar, porque esperan que el mundo responda a ese lugar ideal que les muestra el binóculo de su ideología. Pero no. La protección de la ley no podrá llegar jamás a cada esquina ni paso subterráneo. Y sí. Hay hombres malos que aprovechan la soledad y anonimato que otorga la noche para imponerse por la fuerza. Ya sea a una mujer, para violarla. A otro hombre, para robarle o pegarle. O a un peatón, para arrollarle imprudentemente con un coche kamikaze.

Todos podemos sentir miedo. Todos podemos ser víctimas. Pero solo hay un culpable: el que se salta una ley que, a diferencia de la de muchos otros lugares del mundo, ya penaliza la violación, las agresiones o los hurtos.

Una vez lograda esta igualdad formal, que es la única real, solo queda asumir el riesgo de vivir. Con el azar y los infortunios que implica la libertad. Como personas mayores de edad.

Más de este autor

El inmovilismo de ERC

Nuestra colaboradora Laura Fàbregas analiza los movimientos –o la ausencia de los mismos– por parte de la política independentista catalana. Lo hace comparando ...

"Por mis cojones"

"Esta incapacidad de llegar al pacto también tiene esta variante testicular. Amigos míos muy sinceros que trabajan en ministerios me cuentan que a veces es 'exceso de testosterona', que imposibilita la resolución de conflictos"

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"