Jordi Bernal

Nada descartable

La llamada nueva política no pareció muy cómoda en este cara a cara encubierto

Opinión

Nada descartable
Foto: Juanjo Martin
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Tanto Sánchez como Casado buscaron resucitar un bipartidismo imposible en este primer debate de Televisión Española. Abundaron las señas de identidad de bloques de izquierda y derecha.

Si el socialista insistió en la justicia social y en los avances de estos diez meses de Gobierno endeble, Casado puso énfasis en las bajadas de impuestos mitológicas y la creación de empleo.

La llamada nueva política no pareció muy cómoda en este cara a cara encubierto. De ahí que Rivera marcara un perfil propio en tono liberal y constitucionalista. También Iglesias tiró de Constitución pero menos para subrayar unidades indivisibles que para vindicar mejoras en el terreno de las políticas sociales.

Más allá del consabido embrollo de la situación en Cataluña y algún que otro encontronazo, el debate fue más bien anodino y escasearon los ataques personales. Un poco de ventilador en la corrupción de los dos grandes partidos y una simpática alusión al Falcon por parte de Rivera.

Conscientes de la fragmentación del voto y de que las mayorías absolutas parecen haber llegado a su fin, la búsqueda del voto indeciso se centró a manera de interrogante. ¿Pactará usted con Ciudadanos? Así Iglesias intentó captar al electorado de izquierdas que no vería con buenos ojos que Sánchez se mantuviera en la Moncloa gracias a los votos de la formación naranja.

Por su parte, Rivera se presentó como garante de un gobierno constitucionalista en el que quedarían excluidos todas las formaciones nacionalistas. De ahí que recordara a Casado los reiterados pactos del PP con los periféricos y puso en duda de que no cayeran en tentaciones como la peneuvista.

No hubo mucho más que interrogantes. Nada quedó resuelto ni tampoco descartable. Planeó la sombra de un Vox ausente y que, en última instancia, podría decidir el futuro gobierno de España. Pero ayer todos se miraban con absoluta desconfianza.

Más de este autor

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión

Adiós al cine

«Ya nunca más la prensa podrá certificar la defunción de la era dorada de Hollywood»

Opinión

Más en El Subjetivo