The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Nervios tras esa pírrica 'victoria'

Foto: Jonathan Ernst | Reuters

Los republicanos han afianzado su mayoría en el Senado, y con eso Donald Trump y todos sus partidarios dentro y fuera de Estados Unidos están proclamando una gran victoria. Y puede que lo sea, y que la confianza generada por ella sea la que ha movido al presidente a echar a la calle a su ministro de Justicia -fiscal general, en la terminología local- Jeff Sessions y a declarar prácticamente la guerra a la Cámara de Representantes. Pero puede que no lo sea tanto, y que la tendencia general del voto hacia los demócratas y la pérdida de esa Cámara baja hayan sacudido al trumpismo y empiecen a atemorizarlo.

El Senado es un bastión casi inexpugnable, hoy en día, de los republicanos y de su base blanca y rural, ya que cada Estado puede elegir tan sólo a dos senadores, desde Wyoming con su medio millón de habitantes hasta California con sus 40 millones. Eso dificulta mucho el proceso político-legal que más inquieta al desahogado Trump, el impeachment o juicio parlamentario de destitución: es necesaria una mayoría de dos tercios en la Cámara alta para aprobarlo, y parece improbable que tantos republicanos traicionen a su presidente, llegado ese caso. Ni siquiera en 1974, con mayoría demócrata en la Cámara, parecía fácil que en pleno escándalo Watergate se destituyese a Richard Nixon.

Pero el impeachment no lo es todo en una crisis que divide al país, como aquélla de hace casi medio siglo o como ésta. Nixon acabó dimitiendo, y eso que lo único por lo que se le investigaba eran delitos electorales -espionaje y boicoteo de los candidatos demócratas- y no la panoplia, desde delitos fiscales hasta tráfico de influencias, pasando por alta traición, de la que muchos consideran sospechoso a Trump. Y ciertas revelaciones, que la nueva Cámara demócrata va a intentar sacar a la luz, podrían sacudir a los republicanos, aparentemente tan leales a su jefe. Lo de irse a pique con el barco torpedeado no es plato de gusto en ninguna parte.

En todo caso, y de cara a las elecciones de 2020, los análisis son ominosos: crece mucho el gap republicanos/demócratas entre los menores de 30 años, las tres cuartas partes de los distritos electorales han arrojado resultados más a la izquierda que los de 2016… Cunden los nervios, y una o dos revelaciones sensacionales podrían hacer saltar la baraja.

Trump está respondiendo con prisa y dureza. Ya ha caído Sessions, han quitado -algo sin precedentes- su acreditación al corresponsal en la Casa Blanca de la cadena CNN, Jim Acosta, y algunos piensan que la suerte de Robert Mueller, el investigador del supuesto contubernio de Trump con Rusia, pende de un hilo. Posiblemente vayamos hacia una crisis constitucional sin parangón contemporáneo. Y eso, por desgracia, nos concierne a todos.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Los trece votos

La vergüenza que uno siente al ver cómo se falsea de esta forma el pasado es, me temo, directamente proporcional al rédito electoral que estas prácticas suponen. Cuanta más vergüenza, más voto.