Publicidad
Natalia Angulo Haynes

Un velero llamado Gaia

Desatracas, aparejas y te lanzas a la mar, la cubierta brillante, el casco ¨ni el mismo Dios podría hundirlo¨, con una eslora ridícula para la inmensidad a la que te enfrentas

Opinión

Un velero llamado Gaia

Desatracas, aparejas y te lanzas a la mar, la cubierta brillante, el casco ¨ni el mismo Dios podría hundirlo¨, con una eslora ridícula para la inmensidad a la que te enfrentas

Desatracas, aparejas y te lanzas a la mar, la cubierta brillante, el casco ¨ni el mismo Dios podría hundirlo¨, con una eslora ridícula para la inmensidad a la que te enfrentas, el mástil enarbolando desafiante la bandera, ¿que impulsa tus velas? , ¿un sueño?, ¿una idea? ESA que te empuja a navegar  surcando un océano de estrellas iluminando la oscuridad de la noche infinita.

Quizás la curiosidad es lo que las  impulsa  y navegas y surcas el océano sin buscar un horizonte concreto, carabela de nuestro siglo que te lanzas a la aventura sin miedo a zozobrar y con rumores de playas a estribor. No podrás abarloar tu embarcación,navegarás en solitario, barco sin capitán ni marineros, nadie que arranche ante la marejada, sin fondeadero ni caladero. Con la única misión de recopilar en tu carta náutica los escollos de estas bravas aguas para futuros navegantes, de catalogar mil millones de islas brillantes, de contar en tu cuadernos de bitácora lo que tus expertos ojos de marino ven, ojos que retienen las imágenes con una nitidez de mil millones de píxeles y que por la noche sueñan con sirenas y un abrigo para este ¨velero bergantín¨ sin timonel.

Gaia surca las olas del tiempo y el espacio, sin miedo a escorar, arropada por un manto brillante de diamantes destellantes, proa al viento deseando encontrar y algún día … algún día lo hallarás… una isla que no esté abandonada..que no sea silencio ni oscuridad.

 

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D