The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Blas Pinar Pinedo

Dejad a los niños en paz

Si a algunos les resbala el derecho a la vida del embrión, ¿cómo va a importarles el derecho del niño a un padre y a una madre cuando se trata de alterar el orden establecido?

Opinión
Dejad a los niños en paz

Si a algunos les resbala el derecho a la vida del embrión, ¿cómo va a importarles el derecho del niño a un padre y a una madre cuando se trata de alterar el orden establecido?

En un mundo donde se aniquilan seres humanos indefensos gracias al siniestro negocio del aborto -328 a 4000 € cada uno y cada día sólo en España el año pasado- no sorprende que los niños sean utilizados como producto de un sentimentalismo que pretende imponer por leyes de lobby lo que naturaleza no permite…

Si a algunos les resbala el derecho a la vida del embrión, ¿cómo va a importarles el derecho del niño a un padre y a una madre cuando se trata de alterar el orden establecido? En Rusia lo tienen claro y Putin ha obligado a España a aceptar un protocolo de protección a los menores rusos adoptados por españoles que incluye que los niños no puedan ser adoptados por parejas homosexuales.

No consentiré jamás que se ataque a una persona por una intimidad que pregona y que no me interesa, pero como me enseñaron que la libertad de uno termina donde empieza la del otro, conviene que nos defendamos del nuevo totalitarismo que ya discrimina a quienes pensamos distinto. Atisbamos la heterofobia –ya hay leyes que favorecen a las personas homosexuales-, la maternofobia –esa mujer que por su empleo teme quedar embarazada- y toda una familiofobia –ridiculizan constantemente a la familia-. Tenemos que defendernos de las nuevas hogueras de la inquisición progresista. Por cierto, ya hay presiones para que se puedan registrar los niños encargados en vientres de alquiler, porque cuando se alteran los valores, las personas acaban siendo medios y no fines de un amor para el amor.

Quizá en Rusia se hayan dado cuenta de que sólo sobrevivirán al suicidio de una gran civilización -programado por los poderes del mundo- si vuelven a defender ciertos principios y a proteger valores sagrados. En fin, parece que la luz llega desde un sol que siempre surge por oriente.

Envía el primer comentario
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D