The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Juan Claudio de Ramón

El fuero madrileño

«Aclarado que la capital tiene fuero, es de esperar que el estamento opinador de esos patricios lares de las Españas dejen de verla como un enemigo»

Opinión
El fuero madrileño

Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez.|J. Hellín (EP)

He aprendido leyendo Madrid –el maravilloso libro de Andrés Trapiello, que debe de ser uno de los mejores libros escritos sobre cualquier ciudad– que la «muy noble, muy leal, muy heroica, imperial y coronada Villa y Corte de Madrid» tiene fuero. ¡Fuero, señores, Madrid tiene fuero! Sí, sí: otorgado y firmado nada menos que por Alfonso VIII, el de las Navas de Tolosa, en 1202. Me pregunto cómo he podido vivir ignorante de este hecho capital (¡capital!) toda mi vida. Sin duda, una gran conspiración ha sido urdida para que los madrileños olvidemos nuestra ley vieja, dada «para que pobres y ricos puedan vivir en paz y seguridad», armónica fórmula digna de atravesar los siglos. Estoy convencido de que en alguna de las 109 rúbricas del excelso pergamino la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid hallará sostén para bloquear de manera inmediata los arteros intentos del Gobierno de armonizar  –léase centralizar– la fiscalidad del Estado, en clara violación de nuestros derechos históricos castizos. ¡La fiscalidad de Madrid no se toca!

Verdad que el jacobinismo tributario que inspira los planes del Gobierno se aviene mal con el blasonado federalismo del PSOE, como si este en realidad no existiera y fuera solo un cortinón de teatro para cubrir las barrabasadas etnicistas de sus socios. En realidad, el anunciado escarmiento a la autonomía de Madrid se explica porque la ministra Montero desconoce –como yo hasta hace unos días– la existencia de este hecho diferencial innegable, como la copa de un madroño: ¡el fuero del Foro! Una vez hecha la correspondiente pedagogía en el resto de España e incorporada nuestra carta altomedieval al Estatuto sin cambiar una coma, el recto entendimiento de la pluralidad del país impedirá a todo Gobierno responsable introducir en la región tributos que no se compadecen con el espíritu plurisecular de lo madrileño: no se sabe de chulapo que tribute por sucesiones ni de chotis donde se hable de pagar patrimonio. ¡Ya va a ver Moncloa lo que es la tremolina si persiste! Por lo demás, aclarado que Madrid camina sobre los mismos zancos históricos que el País Vasco o Cataluña (¡o más!), es de esperar que el estamento opinador de esos patricios lares de las Españas dejen de ver a Madrid como un enemigo y la admitan en el exclusivo club de tierras aforadas a las que no se puede tocar un pelo. Estoy de broma, pero no tanto.

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D