The Objective
Publicidad
Pilar Marcos

La importancia de los datos (también con el aborto)

«El argumento de fondo de RedMadre es que las ayudas al embarazo y al nacimiento reducirían el número y la frecuencia del aborto en España»

Opinión
2 comentarios
La importancia de los datos (también con el aborto)

La importancia de los datos (también con el aborto).

Posiblemente al calor del debate que estos días ha llenado páginas a cuenta del aborto, la Fundación RedMadre, que se ocupa de ayudar a mujeres embarazadas con problemas, ha remitido por correo a todos los diputados su informe ‘Mapa de la maternidad 2021’. Es práctica habitual (y lógica) en todos los sectores económicos y sociales el envío masivo de información a los parlamentarios sobre los asuntos de los que se ocupan y que, por el motivo que sea, son actualidad en un determinado momento. 

El informe de RedMadre tiene fecha de noviembre de 2022, pero llegó el viernes. Me avisó un buen amigo y me acerqué el sábado a recogerlo después de la impresionante concentración de Cibeles en defensa de la España constitucional. Como tiene datos muy interesantes, voy a resumírselos. 

RedMadre se presenta como una organización que lleva 15 años ayudando a «mujeres embarazadas con dificultades» con el objetivo declarado de que opten por no abortar, llevar a término su embarazo y dar a luz a su hijo. Dicen que han dado apoyo a cerca de 250.000 mujeres en esos tres lustros, de las que 59.000 fueron en 2021. Y, según «su experiencia», mantienen que «8 de cada 10 mujeres continúan con su embarazo al recibir apoyo». 

El argumento de fondo de RedMadre, por tanto, es que las ayudas al embarazo y al nacimiento reducirían el número y la frecuencia del aborto en España, en especial entre las mujeres sin recursos. Los datos que recoge su Mapa de Maternidad 2021 avalan parcialmente el argumento. 

Según el Mapa de RedMadre, en el último año del que tienen datos cerrados (2021) nacieron en España 336.247 niños. Mientras, se practicaron 86.990 abortos. Es decir, uno de cada cinco embarazos (el 20,55%) terminó en aborto. Los datos desglosados por Comunidades Autónomas muestran que Asturias (28,01%), Canarias (27,36%), Cataluña (24,78%) y Baleares (23,23%) serían las regiones más abortistas de España. En el lado opuesto (y sin contar Ceuta y Melilla, por su escasa población y peculiaridades), quedarían La Rioja (12,77%), Extremadura (14,02), Galicia (14,41%) y Navarra (14,8%). 

El planteamiento de RedMadre es que las ayudas al nacimiento y a la mujer embarazada son un incentivo claro para continuar con el embarazo, en especial en los casos de «vulnerabilidad», es decir, de mujeres sin recursos económicos y con problemas sociales. Pues bien, la máxima ayuda media (por embarazo y nacimiento) la tienen en el País Vasco, donde su tasa de abortos está por debajo de la media española, pero cerca de esa tasa: un 19,35%. El segundo puesto corresponde a Galicia, y ahí sí se puede argumentar la correlación, porque es una de las cuatro Comunidades Autónomas con menos porcentaje de abortos. Evidentemente, correlación no es causalidad, pero tampoco es casualidad. 

El problema (obvio) del resumen estadístico del Mapa de RedMadre es que no consta si esas ayudas por nacimiento y embarazo discriminan o no en función de las dificultades económicas que pueda tener la embarazada, cuando la argumentación literal del informe sí pone el acento en ese problema. Por ejemplo, destaca que «la tasa de riesgo de pobreza de los hogares encabezados por mujeres madres es del 54,6%, la cifra más alta desde 2010». 

«El planteamiento de RedMadre es que las ayudas al nacimiento y a la mujer embarazada son un incentivo claro para continuar con el embarazo, en especial en los casos de «vulnerabilidad»»

Habría un motivo para no discriminar esas ayudas por renta. El Mapa cita un informe del Banco de España, de mayo de 2021, con la siguiente conclusión: «Tras dar a luz, los ingresos laborales de las mujeres caen un 11% en el primer año. Los ingresos de los hombres apenas se ven afectados por la paternidad. Diez años después del nacimiento, la caída para las mujeres es del 28%». En todo caso, es discutible que una ayuda puntual por embarazo y nacimiento sirva para compensar esa caída en los ingresos laborales de las mujeres por maternidad. 

El informe también cuantifica la evolución de embarazos y abortos en el último lustro. Los embarazos, como los nacimientos, no han dejado de bajar: de 514.478 en 2015 a 425.425 en 2020. Mientras, se mantiene bastante estable (en el entorno de los 90.000) el número de abortos. No así, lógicamente, el porcentaje, que crece al disminuir el total de embarazos.

En comparación internacional, RedMadre menciona cinco países europeos con menor tasa de abortos que España por cada mil nacimientos: Noruega, Finlandia, Italia, Alemania y Suiza. El cuadro completo de países puede consultarse en la Organización Mundial de la Salud. Aquí puede verse que, con el último dato de la OMS, España tiene una tasa de 276 abortos por cada mil nacimientos; que la media de la Unión Europea es de 210 abortos, y que nuestros vecinos de Portugal e Italia son mucho menos abortistas: 176 y 170 abortos por cada mil nacimientos, respectivamente. A cambio, Francia o Reino Unido son más abortistas: 306 y 312 cada uno. 

Durante la exitosa primera campaña electoral de Bill Clinton, allá por 1992, no solo se puso de moda el célebre eslogan de «es la economía, estúpido», también tuvo fortuna la siguiente posición sobre el aborto: debía ser «safe, legal and rare» (seguro, legal e infrecuente). Años después, en la fallida campaña de su mujer, Hillary, ella recuperó el eslogan clintoniano con un añadido: «By rare, I mean rare» (infrecuente es infrecuente). En España el aborto es seguro y legal (safe and legal). Quizá no sería mala cosa que, manteniendo esas dos premisas, lográramos también la tercera: que sea infrecuente, rare. By rare, I mean rare, como Hillary. Esta posición, que el aborto sea «legal, seguro, pero poco frecuente», ha sido defendida en España por Isabel Díaz Ayuso como preámbulo a la adopción de medidas a favor de la maternidad y la familia en la Comunidad de Madrid.

Los de RedMadre mantienen que las ayudas por embarazo y nacimiento son un incentivo que ayudan a ese propósito, que queda por detallar. Quizá el objetivo podría ser que la media de abortos en España esté por debajo de la media europea, o quizá equipararnos a países de nuestro entorno como Italia y Portugal, o quizá, simplemente, que sean cada día más los embarazos que concluyan en nacimientos en un país con una pirámide de población ya casi totalmente invertida. 

También faltaría por determinar la vía para conseguir ese propósito. Con los datos del Mapa de Maternidad 2021, la correlación entre ayudas a la natalidad y baja tasa de abortos se ve claramente en Galicia. ¡En Galicia! Quizá esto de Galicia sea una interesante premonición. O no, que diría el clásico. 

Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D