Jose Maria Inigo

Órdago

Que los bancos perdonen sus créditos a los partidos políticos. Que Hacienda no reclame las deudas a los clubes de fútbol. Que tengamos que pagar el IVA de nuestras facturas antes de cobrarlas

Opinión

Órdago

Que los bancos perdonen sus créditos a los partidos políticos. Que Hacienda no reclame las deudas a los clubes de fútbol. Que tengamos que pagar el IVA de nuestras facturas antes de cobrarlas

La partida de cartas acababa de comenzar. Manuel intentaba una vez más ganar un café y una copa de Machaquito, el premio para el vencedor. Ganar era, sobre todo, cuestión de honor.

Durante la partida, y sin levantar jamás la mirada de las cartas, todos comentaban las noticias o los problemas de actualidad. 

–Hay que reconocer que como político, Berlusconi es un manta, pero como buscador de tías buenas, es un fenómeno. A eso no le gana nadie.

–Pero al final, a pagar. ¿Sabes lo que tiene que pagar a su exesposa? Pues la tal Verónica Lario se va a llevar una pensión mensual de 1,4 millones de euros.

–Pobre tío.

–Deja, que en principio le pedían tres millones.

Manuel y Lucio estaban siempre a la greña.

–Pues yo no lo entiendo. Bueno, no entiendo nada. Que los bancos perdonen sus créditos a los partidos políticos, por ejemplo. Que Hacienda no reclame las deudas a los clubes de fútbol. Que tengamos que pagar el IVA de nuestras facturas antes de cobrarlas. Que los propietarios de los cines no se den cuenta de que llenar los cines es cuestión de rebajar los precios. Que los del cine no paren de pedir subvenciones y que no las haya para la música o la literatura…

–Vale, vale. Descansa, que te vas a ahogar. Vaya retahíla de protestas…

–Que las compañías aéreas continúen mintiendo cuando anuncian ofertas baratísimas que luego resulta imposible encontrar. Que los jerifaltes de los sindicatos hagan oídos sordos ante la serie de irregularidades que se están descubriendo en sus filas. Que se sugiera la posibilidad de jubilaciones después de los setenta años. Que gurús de la cosas económicas aseguren con aplomo que los parados de más de 45 años no volverán a trabajar…

–Órdago. A pagar.

Más de este autor

No son de aquí

En esta parte del mundo, nos quejamos de los malos tiempos que nos están tocando vivir. Es el Apocalipsis de la crisis económica, la corrupción y el paro. Comparado con las desgracias de otros lugares, nada.

Opinión

Levántate y anda

En la calle, lo de siempre. Las radios anunciaban esta mañana de que una de cada cuatro familias está en el umbral de la pobreza.

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Thatcher y el capitalismo utópico

«Lo único que hizo aquella mujer fue extender el certificado oficial de defunción de un orden social y económico, el del corporativismo británico nacido tras la Segunda Guerra Mundial, que los propios laboristas de la época, encabezados por Callaghan, habían reconocido ya inviable»

Opinión

Daniel Capó

En un plató

«Las grandes palabras suscitan emociones aún mayores ocultando así el espacio vacío de la política: ese gran fracaso colectivo que consiste en preferir vivir confortablemente en un plató de televisión antes que asumir el peso de una responsabilidad sin ira»

Opinión