Leopoldo Abadia

Sentido común

Me parece que es la tercera vez que hablo de este chico en The Objective, como si tuviera una fijación obsesiva con él. Pero es que hace tales cosas y dice tales cosas que me siento como el delantero centro que, solo ante la puerta, recibe un pase desde el extremo, tan bueno que no tiene que hacer más que empujarlo a la red.

Opinión

Sentido común
Leopoldo Abadia

Leopoldo Abadia

Profesor y escritor español conocido por su libro "La crisis ninja y otros misterios de la economía actual", donde explica los pormenores de la crisis de las hipotecas subprime desde un lenguaje coloquial y llano.

Me parece que es la tercera vez que hablo de este chico en The Objective, como si tuviera una fijación obsesiva con él. Pero es que hace tales cosas y dice tales cosas que me siento como el delantero centro que, solo ante la puerta, recibe un pase desde el extremo, tan bueno que no tiene que hacer más que empujarlo a la red.

Un día le dije a una persona con la que estaba trabajando: «esto es de sentido común». Me miró y me contestó: «tu sentido común no coincide con mi sentido común». Con ello me estaba diciendo que el sentido común no existe.

Siempre he creído que sí existe y que lo que es de sentido común es de sentido común.

Hasta hoy. Mejor dicho, hasta que he visto esta noticia que, una vez más, tiene de protagonista a Kim Jong-Un. Una vez más, porque me parece que es la tercera vez que hablo de este chico en The Objective, como si tuviera una fijación obsesiva con él. Pero es que hace tales cosas y dice tales cosas que me siento como el delantero centro que, solo ante la puerta, recibe un pase desde el extremo, tan bueno que no tiene que hacer más que empujarlo a la red.

Alguien de Indonesia le ha dado un premio «por la paz, la justicia y la humanidad». O sea, sus tres especialidades. 

Le aplauden todos, como es natural. El que va de paisano en primera fila, que, por cierto, no se ha comprado el traje en Savile Row, está feliz, aunque un poco menos feliz que el tercero de uniforme a su izquierda, arrobados los dos al ver tan de cerca al campeón de la paz, la justicia y la humanidad. Y cuidando de que se les vea entusiasmados, porque se acuerdan de aquel que se durmió en un discurso grácil, ágil y ameno, de KJU y fue la última siesta del pobre señor.

En la misma cesta, Gandhi y Aung Sang Suu Kyi.

No sé quién le ha dado el premio a KJU, pero me parece que su sentido común no coincide  con el mío.

Más de este autor

Me gustaba más el Reino Unido

Un crack este Erdogan. Le intentan dar un golpe de Estado, dice a la gente que salga a la calle, la gente sale, los golpistas pierden y ya está.

Opinión

Mujeres y balsas de aceite

Una jota aragonesa imagina qué pasaría en este mundo si las mujeres mandaran, en vez de mandar los hombres («serían balsas de aceite los pueblos y las naciones»).

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

El landismo dramático

«Ser un ser sexuado está muy bien. Pero ir de ser ser sexuado las 24 horas del día, es una monótona pesadez. Es hacer del landismo una forma de vida»

Opinión

Julia Escobar

Baudelaire, inconformista y reaccionario

«Lo que realmente importa es que ha liberado la inspiración poética de los clichés clasicistas y ha permitido que Mallarmé pudiera declarar bien alto y con fértiles consecuencias, no sólo para la poesía francesa sino para la universal, que ‘ha llegado el momento de dar la iniciativa a las palabras’»

Opinión