Amando de Miguel

Terrorismo a la alemana

Ya se sabe, durante el verano hay menos noticias, pero menudean las catástrofes. Entre ellas están los asesinatos masivos por un francotirador. Se trata de una fórmula norteamericana que desgraciadamente se ve imitada en Europa. Los asesinos suelen ser jóvenes llenos de inseguridades.

Opinión

Terrorismo a la alemana
Amando de Miguel

Amando de Miguel

Sociólogo español, colaborador habitual de medios de comunicación. Es catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense. Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Columbia y ha sido profesor visitante en las de Yale y Florida y en El Colegio de México.

Ya se sabe, durante el verano hay menos noticias, pero menudean las catástrofes. Entre ellas están los asesinatos masivos por un francotirador. Se trata de una fórmula norteamericana que desgraciadamente se ve imitada en Europa. Los asesinos suelen ser jóvenes llenos de inseguridades.

En el caso de la matanza de Munich se agregan algunos rasgos específicamente alemanes. Por ejemplo, la obsesión por el renacimiento de los nazis. Ahora no se trata de matar al “judío” (así lo decían, en singular abstracto) sino al “musulmán”. La violencia nazi contra las razas foráneas no tiene límite.

Otro rasgo alemán de la masacre muniqueta es la estudiada falta de información que se da al público y a los medios sobre el acontecimiento. Es discutible que esa política sea efectiva a la larga. De momento, crea más terror. Es decir, se fomenta el terrorismo ulterior. Recuerda la cortina de silencio que se creó en Alemania con las primeras matanzas de judíos al comienzo de la II Guerra Mundial.
Por cierto, estos actos terroristas aislados de ahora son los episodios de una hipotética III Guerra Mundial. El error de los países occidentales es tratarlos como si fueran simples desórdenes públicos, algo que compete exclusivamente a la Policía. El problema es que el Ejército no está preparado para luchar contra el terrorismo, sobre todo si los terroristas se suicidan. Esa “inmolación” se presenta como algo incompatible con la mentalidad de la cultura occidental. Por eso constituye el arma suprema del terrorismo.
Occidente presume de haber organizado unos magníficos servicios de Inteligencia Militar. Por ahí debe discurrir la lucha contra el terrorismo. Al igual que en el problema de la salud individual, lo que importa es prevenir más que curar. La dificultad reside en que la prevención puede chocar contra el principio de libertad.

Contexto

    Más de este autor

    La gimnasia y la magnesia

    En este páramo español la gimnasia fue no ha mucho un asunto extravagante. De niño, en un buen colegio, los alumnos practicábamos “gimnasia sueca” con la chaqueta y corbata de nuestro traje de diario. Tan rara era la actividad que se podía confundir la gimnasia con la magnesia.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    Sin complejos

    «Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

    Opinión