Juan Claudio de Ramón

Un misterio

La de padre o madre es una condición misteriosa. Un misterio de difícil solución, si como única pista tuviéramos el testimonio de nuestros amigos con hijos, que andan todo el día quejándose: de no dormir, de no tener tiempo de leer, de escribir, de ir al cine o quedar con amigos, de viajar, de ir a museos o exposiciones, de nada, en realidad; de haber perjudicado su carrera profesional o echado a perder oportunidades laborales; de padecer estrecheces económicas, sobrevenidas o añadidas a las que ya se tenían. Sobre todo, de estar cansados. Muy cansados. Exhaustos.

Opinión

Un misterio
Juan Claudio de Ramón

Juan Claudio de Ramón

Se licenció en derecho y en filosofía. Su máxima aspiración es alcanzar el ideal de tertuliano propuesto por Catón el Viejo: vir bonus dicendi peritus; un hombre honesto que sabe hablar.

La de padre o madre es una condición misteriosa. Un misterio de difícil solución, si como única pista tuviéramos el testimonio de nuestros amigos con hijos, que andan todo el día quejándose: de no dormir, de no tener tiempo de leer, de escribir, de ir al cine o quedar con amigos, de viajar, de ir a museos o exposiciones, de nada, en realidad; de haber perjudicado su carrera profesional o echado a perder oportunidades laborales; de padecer estrecheces económicas, sobrevenidas o añadidas a las que ya se tenían. Sobre todo, de estar cansados. Muy cansados. Exhaustos.

Hay algo, por tanto, de aparentemente irracional, en la decisión de tener hijos. También de contracultural y hasta subversivo, me atrevería a decir. Es una de las contradicciones culturales del capitalismo que necesite acrecer la masa de consumidores –insostenible en el tiempo sin recambio generacional– y al mismo tiempo facilite la disolución de vínculos, el primero y más pertinaz de los cuales es la relación filial. El sociólogo Ralf Dahrendorf lo decía bien: nuestras oportunidades vitales son una función de nuestros vínculos y nuestras opciones. La modernidad es un proceso emancipador que consiste en disolver vínculos para expandir las opciones. El ser-sin- vínculos, tal es el ideal de la época: libre y disponible para consumir, para cambiar de trabajo, de pareja, de país, en cualquier momento. Todo lo contrario que la condición de padre o madre, el más sólido de los vínculos, que se resiste a esfumarse en el aire. La naturaleza ha dictado que tengamos hijos; la cultura nos invita a no tenerlos.

Quede claro: no expreso un lamento. Me gusta vivir en un mundo lleno de opciones, y donde una de ellas sea precisamente la de no tener hijos. Intento sólo comprender esa extraña condición de quienes sí quisieron (y pudieron: el otro gran inhibidor de la natalidad es la penuria económica) tener herederos; esa suerte de malestar gozoso. Y hablo de «condición» y no de hobby o entretenimiento, que es lo que la industria del ocio, deseosa de no perder clientes, intenta astutamente que creamos.

Resumiendo: ¿Por qué alguien querría reducir sus opciones para crearse un vínculo que le supondrá aprietos financieros, aniquilará su tiempo libre, pondrá trabas a su carrera, y le traerá preocupaciones y agobios de por vida?

Soy padre de dos y sólo puedo decir esto: yo no entendía y ahora entiendo.

Más de este autor

Tribe, Family and Friends

«Friendship is also a brake on ideology. Dictatorships know this, and one of the ways they strengthen their hand, according to Hannah Arendt, is by isolating individuals, making them feel alone and impotent, breaking every loyalty that isn’t to the party or to the autocrat of the moment»

Opinión

Tribu, familia, amigos

«Una buena regla para discernir estos momentos en época de polarización puede ser esta: ‘Si vas a discutir con un amigo por cuestiones de política, pregúntate antes si hay algo más en juego que el que uno de los dos tenga razón’»

Opinión

Más en El Subjetivo

Julia Escobar

El pozo de Babel

«El ‘spanglish’ tiene el mismo interés que las charadas, los juegos de palabras, los monstruos de feria, o la Biblia en verso».

Opinión