The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Un poquito de Napalm, rubia

una rubia del este enfundada en un vestido rojo (más bien vulgar) ha sido quien esta semana ha informado —sin una voz más alta que otra— que “van a llover bombas sobre Siria". Pide un taxi, Ekaterina

Creo que fue Hitchcock el primero que plantó en la gran pantalla (al menos, tan evidentemente) la fascinación que nos produce (lo siento, Monica) la gelidez de una rubia fría y calladita: “Las mujeres inglesas, las suecas, las alemanas del norte y las escandinavas son más interesantes que las latinas, las italianas o las francesas. El sexo no debe ostentarse. Una mujer inglesa, con su aspecto de institutriz, es capaz de montar en un taxi con usted y, ante su sorpresa, desabrocharle la bragueta".

También del mismo pie cojeaba nuestro Luis Buñuel, fascinado (y quién no, Don Luis) por el hieratismo imposible de su Belle de Jour particular: Catherine Denueve. “A una calavera de mujer”, tan gélida, tan intangible, tan (poco) nuestra.

Y precisamente una rubia del este enfundada en un vestido rojo (más bien vulgar) ha sido quien esta semana ha informado —sin una voz más alta que otra— que “van a llover bombas sobre Siria". Pide un taxi, Ekaterina.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y có...

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al ...

Más en El Subjetivo

Podemos en su laberinto

"Si una de las partes contratantes se terminase desentendiendo del acuerdo, y basta con observar la conducta electoral de lugares como la Comunidad de Madrid para preverlo, el Estado del Bienestar español estaría políticamente condenado"