Ricardo Dudda

Un pueblo solo

Uno de los mantras de la crisis catalana es el diálogo, a pesar de que siempre son necesarias cesiones y una base de acuerdo para ello. El independentismo suele apelar al diálogo, pero es experto en vaciar conceptos: después de afirmar que acataría el resultado del referéndum, Puigdemont acusó al gobierno central de no querer dialogar.

Opinión

Un pueblo solo
Foto: ALBERT GEA| Reuters
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

Uno de los mantras de la crisis catalana es el diálogo, a pesar de que siempre son necesarias cesiones y una base de acuerdo para ello. El independentismo suele apelar al diálogo, pero es experto en vaciar conceptos: después de afirmar que acataría el resultado del referéndum, Puigdemont acusó al gobierno central de no querer dialogar.

Otro mantra es la idea de que este conflicto es entre dos líderes que no dan marcha atrás, como si fuera un conflicto de egos, cargado de testosterona, casi caprichoso, y no algo que va mucho más allá: es una verdadera crisis social que ha polarizado radicalmente la sociedad catalana. Normalmente, quienes definen este conflicto solo observando a Puigdemont y Rajoy olvidan los años de construcción ideológica y propaganda del nacionalismo, y su efecto en la sociedad catalana. La petición de diálogo ha de ser a muchos niveles, e implica que el sol poble observe a la otra mitad de la población y la considere igual.

En Mi tierra prometida, el periodista y escritor israelí Ari Shavit cuenta cómo los primeros sionistas, entre ellos el bisabuelo de Shavit, llegaron a las tierras palestinas y fantasearon con una tierra para los judíos sin percatarse de que ya había árabes en ella. En su ensoñación, los judíos no aparecían, y los primeros sionistas no querían verlos. El ideal les cegaba e impedía ver la realidad. El independentismo catalán (y en ocasiones muchos ciudadanos españoles) no ve el antiindependentismo en Cataluña, o no quiere verlo. Frente a la ideología del solo pueblo, la otra Cataluña es un pueblo solo.

Más de este autor

Cancelar el debate sobre la cancelación

«¿Está bien, es moral, es aceptable que en una democracia liberal una persona que tuitea una opinión polémica sea despedido de su empleo solo porque lo ha pedido una turba?»

Opinión

Penitencia blanca

«Nada gusta más a un progresista blanco estadounidense que sentirse culpable. Al sentirse culpable, puede expiarse, normalmente en público»

Opinión

Más en El Subjetivo

Josu de Miguel

Un rey en el exilio

«Don Juan Carlos ha sido víctima de su codicia personal, pero la clase política española consintió comportamientos no ejemplares en un contexto de corrupción generalizada»

Opinión

José Carlos Rodríguez

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión