Melchor Miralles

Un rescate moral

El rescate que necesitan España y tantos otros países no es económico, es moral, ético, de principios

Opinión

Un rescate moral
Melchor Miralles

Melchor Miralles

Periodista, productor de televisión y cine y escritor. Le gusta leer, viajar, comer, o sea, un disfrutón de la vida.

El rescate que necesitan España y tantos otros países no es económico, es moral, ético, de principios

La frialdad del dato y la dureza de la imagen. Intermón Oxfam advierte: solo con políticas de ajuste en 2025 en España puede aumentar el número de pobres en 8 millones. No hay piponazo plus de generosidad, sonrisa fraterna o carro de solidaridad que soporte estas cifras. Algunos siguen bailando, como Escarlata O’ Hara, en medio de un edificio de preciosa fachada que amenaza ruina. Por decencia elemental no podemos tener una juventud sin juventud camino de un futuro oscuro en cuyas vidas termine por no sonreír nunca la primavera.  La dignidad de esas mujeres y hombres que esperan pacientes un alimento no debe hacernos olvidar que siempre es mejor entregarle a quien te pide un pez una caña con la que poder pescarlo.

Todos esperan en silencio. Un silencio en el que cabe todo su pesar. En el que no amanece nunca. En el que se espera más que un almuerzo para el cuerpo un alimento para el alma, un bocadillo de esperanza.

No existe la verdad. Hay verdades. No hay soluciones mágicas. Pero empecinarse en una política que no soluciona las cosas, de sostenella y no enmendalla, es propio de políticos sin coraje, mediocres, atrincherados en lo suyo en permanente alejamiento de lo nuestro.

Aunque el reino de los cielos sea para los pobres es nuestra obligación evitar que los haya. O minimizar los riesgos. Y es, seguro, la primera obligación de quienes nos gobiernan, no anteponer los intereses de los poderosos a su obligación de evitar que sea la solidaridad de los ciudadanos y de instituciones religiosas o civiles quienes soporten el peso de esa carga que avergüenza. 

Lo dicho. Y escrito. El rescate que necesitan España y tantos otros países no es económico, es moral, ético, de principios. Y quien un día en campaña tuvo los cojones de irse a una cola del paro y a un comedor social a fotografiarse para pillar votos debiera cumplir con su obligación de poner mejor remedio a este drama.

Más de este autor

El triple de Sánchez que quizá no entre

Pedro Sánchez trató de convencer por activa y por pasiva al ex juez Fernando Grande Marlaska para que fuera candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y no lo logró, pero al final entró en el Gobierno como ministro, que luce más todavía y tampoco tiene mala pensión.

Opinión

Las opciones de Venezuela

Ayer el pueblo venezolano se echó de nuevo a la calle, valiente como siempre, para evidenciar por enésima vez el rechazo social al régimen de Nicolás Maduro, sucesor del narcoestado instaurado bajo la dirección del régimen castrista de La Habana, en esa “invasión consentida” que ha sumido a Venezuela en la miseria con un Gobierno ilegítimo que se mantiene imponiendo el terror.

Opinión

Más en El Subjetivo

Manuel Arias Maldonado

Multiplicaciones del cine

«Ni los formalistas ni los realistas tienen toda la razón: el medio fílmico goza de una heterogenidad que permite por igual registrar y crear, apostar por el realismo o cultivar la fantasía, mover la cámara o dejarla quieta»

Rancho Notorious

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión