Jaime Mariño Chao

Un sms de la reina

Hace dos horas que he apagado el ordenador. Por el momento no ha sucedido nada, pero no desespero, hay que ser paciente, no va a funcionar esto al primer intento.

Opinión Actualizado:

Un sms de la reina

Hace dos horas que he apagado el ordenador. Por el momento no ha sucedido nada, pero no desespero, hay que ser paciente, no va a funcionar esto al primer intento.

Parece ser que al bueno del padre Rajchel le ha enviado el demonio varios SMS. La verdad es que no me extraña nada, cosas más raras pasan en el mundo de la telefonía.

Sin ir más lejos, ayer estaba yo buscando información en Google sobre la serie “Orange is the new black” cuando, a los pocos minutos, asaltó mi móvil un misterioso mensaje: “¿Pensando en cambiarse a Orange? Tenemos las mejores ofertas para usted”.

Después, visitaba virtualmente la ciudad de Filadelfia a la hora de la merienda y otro mensaje llama a mi puerta móvil: “¿Pensando en un sabroso queso Philadelphia? No olvide que en Carrefour tenemos todo lo que usted necesita para su alimentación?”

La noticia del padre Rajchel me ha abierto los ojos y veo ante mí un canal lleno de oportunidades.  Me he puesto a buscar en internet información sobre la reina Letizia y sus posibles (o casi seguras) cuentas ficticias en Twitter y Facebook. Sería todo un bombazo informativo encontrarlas.

Hace dos horas que he apagado el ordenador. Por el momento no ha sucedido nada, pero no desespero, hay que ser paciente, no va a funcionar esto al primer intento. Voy a ver un capítulo de “Orange” comiendo una tostada de Philadelphia. Os mantendré informados.

¡Oh! Perdón, os tengo que dejar, está sonando mi móvil, me ha entrado un mensaje…

Más de este autor

Eclipse de yo

Cada año, por estas fechas, me eclipso. No sé realmente por qué pero se me oscurece el ánimo, sopla un viento frío en el páramo de mis esperanzas y todo se vuelve como de un color plata sin brillo.

Opinión

Hillary Piñeiro

Dicen que los servicios secretos manejan unos cuestionarios especiales mediante los cuales se puede detectar a los espías extranjeros. No me refiero a los espías con gabardina que están adscritos a algún servicio de la embajada en cuestión, sino a esos agentes duramente entrenados para infiltrarse entre nosotros desde muy jóvenes y vivir como uno más. Sí, como Philip y Elizabeth en la serie The Americans.

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Quince minutos de anonimato

«No hemos conseguido hacer de la vida virtual una existencia más alentadora que la real. También hay curvas, odiadores, lemas huecos, descontroladas olas virales y poca sesoprevalencia»

Opinión

Enrique García-Máiquez

El don de la oportunidad

«No pasa de ser una muestra más de los muchos actos de solidaridad y cariño que ha producido esta epidemia. Hasta ahí, normal. Lo malo fue cuando mi mujer preguntó a mi hijo si él había escrito una carta. Sí, claro, y se la sabía de memoria, anunció orgulloso. Era breve, pero contundente: ‘No os preocupéis de ir al Cielo, que arriba está Dios’».

Opinión

Jordi Bernal

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión