Raul Tola

Vivir en la basura

No es casualidad que la suciedad destruya el ecosistema marino y nadie pague lo que merece y que al mismo tiempo desborde las calles

Opinión

Vivir en la basura

No es casualidad que la suciedad destruya el ecosistema marino y nadie pague lo que merece y que al mismo tiempo desborde las calles

Cada vez que un funcionario público es denunciado por corrupción, por atropellar a la ética o por burlarse de su país, resulta bastante frecuente compararlo con la basura. Suele ser la imagen más empleada y gráfica para describir los turbios manejos y la incongruencia política y judicial, por lo demás tan frecuentes. Pero lo vivido en los últimos días en España ha resultado tan absurdo que escapa del terreno de la metáfora, y la basura se ha vuelto una realidad muy concreta.

Durante las últimas dos semanas, por la huelga de las empresas concesionarias de limpieza pública, quienes vivimos en Madrid hemos debido aprender a caminar esquivando montones de inmundicias que rebalsaban los basureros y llenan las calles, convertidas por las recientes lluvias de invierno en inmensas alcantarillas. Ojalá el fin de la huelga resuelva de inmediato ese problema.

Por si esto fuera poco, en una decisión francamente insólita, la audiencia provincial de A Coruña exculpó a los principales implicados en el naufragio del Prestige, que contaminó las costas gallegas con 77.000 toneladas de combustible, la mayor catástrofe medioambiental en la historia española, cuyo arreglo costó 4.300 millones de euros. Quedaron libres de toda culpa el Estado y las empresas vinculadas al barco, y solo fue condenado benignamente el capitán del barco, el anciano Apostolos Mangouras.

Que ambos hechos tan graves hayan coincidido debería ponernos a pensar. No es casualidad que la suciedad destruya el ecosistema marino y nadie pague lo que merece y que al mismo tiempo desborde las calles. Como nunca, la metáfora de la basura resulta útil para describir lo que ocurre en las tripas de las clases dirigenciales, y la necesidad de una buena limpieza.

Más de este autor

Camaleón herido

La muerte de Phillip Seymour Hoffman es una de esas noticias tan tristes, repentinas y sorpresivas que uno no las termina de creer. Dentro de ese cuerpo blando y ese rostro bonachón anidaba un alma compleja y cargada de matices.

Opinión

Épica del derrotado

Rafael Nadal acaba de perder la final del Abierto de Australia a manos de Stanislas Wawrinka. Australia ha sido un calvario para Nadal, que ha demostrado como nunca esa épica de la lucha y sufrimiento.

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

El sueño bipartidista de Casado

«Al igual que los indignados de la izquierda, poco a poco, sin hacer mucho ruido, al discreto modo, están volviendo en fila India al redil del PSOE, la casa del padre, lo mismo, barrunta Casado, estaría a punto de suceder con los indignados de la derecha»

Opinión

Pilar Cernuda

Desastrosa jugada

«Pedro Sánchez cuenta con la ayuda inestimable de un gurú lanzado al estrellato desde que empezó a asesorar al actual presidente; pero los dos, Pedro e Iván, Iván y Pedro, han organizado  una jugada que ha sido desastrosa»

Opinión

Daniel Capó

De una lengua a otra

«Y precisamente porque nuestra condición es lingüística, conviene protegerse de un uso perverso del idioma, del empobrecimiento cultural al que asistimos en las escuelas y en la vida pública, del uso y del abuso de la propaganda en la política… Y recuperar un lenguaje noble para alcanzar una vida alta.»

Opinión

Juan Manuel Bellver

La amenaza de una nueva ley seca

««Prohibido prohibir», proponían los jóvenes libertarios parisinos que se echaron a la calle en mayo del 1968, poniendo en duda el concepto de autoridad. De aquel eslogan algo naif, la mejor enseñanza que se puede extraer es la de sospechar siempre de cualquier restricción de las libertades individuales aplicada en beneficio de todos»

Opinión