Basura

'Below the surface', la historia de Ámsterdam a través de la basura de su río

'Below the surface', la historia de Ámsterdam a través de la basura de su río

Hay un lugar en Ámsterdam en el que tazos de Pokémon, el móvil de algún despistado y monedas de distintas épocas conviven con huesos prehistóricos y flechas de la Edad Media. Ese lugar es el fondo del río Amstel, que atraviesa la capital de los Países Bajos. Aprovechando que hubo que drenar el río para completar las obras de una de las líneas del metro en la ciudad, un grupo de arqueólogos puso en marcha en 2003 el proyecto Below the surface (Bajo la superficie), un intento de descubrir la historia de toda una ciudad a través de los desperdicios que sus habitantes han ido tirando (o se les han ido cayendo) al río durante miles de años.

El serio problema de la gestión de residuos radica en una paradoja

El serio problema de la gestión de residuos radica en una paradoja

El plástico se ha convertido en una verdadera paradoja. Por un lado, ha permitido gracias a su ligereza y versatilidad el desarrollo de numerosas innovaciones y soluciones que han mejorado la vida de cientos de millones de personas. Por otra parte, ha facilitado la consolidación de la obsolescencia programada como modelo económico que aumenta el consumo y activan el crecimiento y supuestamente el desarrollo.

Organismos, empresas y ONG declaran guerra al plástico más allá de las bolsas

Organismos, empresas y ONG declaran guerra al plástico más allá de las bolsas

Diversas instituciones públicas y privadas, así como empresas y ONG, se sumarán el 5 de junio al Día Mundial del Medio Ambiente con iniciativas y llamamientos en favor de un modelo de producción y consumo que prescinda de los plásticos de un solo uso, no solo en bolsas, sino en todas sus manifestaciones. En España se han organizado diversas actividades con motivo de la efeméride, como la Carrera por el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible-EcoRun, que tendrá lugar en la Casa de Campo.

Versova Beach: de playa vertedero a santuario de tortugas

Versova Beach: de playa vertedero a santuario de tortugas

Antes de que Shah llegara, esta extensión de costa de unos 10 kilómetros al oeste de la India era un asqueroso vertedero en el que era imposible distinguir la arena. Ahora, casi tres años de esfuerzo y limpieza después, es el nuevo hábitat de centenares de tortugas Olive Ridley que han acudido a su orilla para anidar. Llevaban dos décadas sin acercarse a Versova.

Las ciudades que más reciclan en el mundo y los sistemas que utilizan

Las ciudades que más reciclan en el mundo y los sistemas que utilizan

Cuando uno viaja, se da cuenta enseguida de que cada ciudad tiene su particular sistema de reciclaje. Frente a la idea de que este debería ser un asunto universal y que funcionara más o menos parecido y sobre todo, de manera eficiente, obtenemos todo lo contrario. No obstante, en cada ciudad se opera de una manera diferente, tal vez por las necesidades que cada una tiene y que cambia de una localidad a otra. No está de más ver los ejemplos más exitosos e intentar reflejarse en ellos.

Suecia se queda sin basura

Suecia se queda sin basura

Suecia usa residuos para generar energía. La incineración de basura permite disfrutar de calefacción a casi un millón de hogares suecos, aproximadamente, el 20% del total. Con el metano producido a partir de los desechos, se crea calor y, mediante el bombeo de agua caliente a las cañerías, se calientan edificios residenciales y comerciales en las ciudades. También proporciona electricidad para 250.000 viviendas. De esta forma, siendo líder mundial en generación de energía a partir de basura, Suecia necesita importar basura de otros países siendo Reino Unido, Italia, Noruega e Irlanda los principales proveedores de desperdicios, alrededor de 800.000 toneladas al año.

Mundo basura

Mundo basura

Al detenerse, el camión de la basura resopla como un brontosaurio y, tras un lapso imperceptible, se desata un atronar de contenedores que deja la vida en suspenso durante veinte segundos. En verano, con las ventanas abiertas, parece una eternidad, y mis hijas chasquean la lengua sin convicción, como intentando, siempre en vano y a sabiendas de que lo será, poner sordina al estrépito. Una de esas noches, al poco de irse el camión, les hablé de cómo se recogía la basura cuando yo era niño. No había cuatro clases de contenedores: uno para restos orgánicos y otros para vidrio, plástico y papel. De hecho, ni siquiera había contenedores. Cómo, repusieron al unísono. ¿Y dónde se echaban las basuras? En la acera, respondí. Y como quiera que no salían de su asombro, entré en detalles.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D