Pilar Cernuda

Vox coge carrerilla

Casado y su equipo de dirección no ilusionan y es urgente que lo hagan porque Vox empieza a comerles por los pies

Opinión

Vox coge carrerilla
Foto: Paul White
Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Periodista, vivió la Transición desde el ruedo, no la barrera, y su escepticismo respecto a la clase política actual –con excepciones- es inconmensurable. Y se le nota.

Abascal y Espinosa de los Monterios han viajado a Estados Unidos para asistir a la Conferencia de Acción Política Conservadora, a la que asisten unas 10.000 personas muy escoradas a la derecha, pero mucho. Pertenecen a ese círculo nada más y nada menos que Bolsonaro, el húngaro Orban o el italiano Salvini. El encuentro se cerró con un discurso de Trump.

O espabila Casado o a este paso Vox le toma la delantera. Las relaciones internacionales son importantes para cualquier partido, por la “foto” con la que se puede presumir de codearse entre los grandes y también porque en esos foros se encuentra uno a miembros de fundaciones muy generosas a la hora de potenciar a determinados líderes y partidos.

Vox, al que temen infinidad de españoles, incluida esta periodista, porque sus propuestas suponen un retroceso en políticas sociales y económicas, sin embargo se fortalece día a día. Es evidente que esas propuestas son atrayentes para un alto porcentaje de españoles pero, además, amplía su campo porque el PP no acaba de encontrar la fórmula para atraer a los votantes que se le han ido. Su política internacional es inexistente, más allá de la europea que articula a través del PPE. En Iberoamérica, da la impresión de que solo le interesa denunciar sistemáticamente a Nicolás Maduro, sin entrar en otros asuntos de máxima relevancia, y tampoco le da excesiva importancia el PP de Casado a las cuestiones económicas, o al menos no hay una figura que dé la vara constantemente al Gobierno por las iniciativas que pretende llevar adelante. Casado tiene dos obsesiones: Cataluña y el caso Ábalos. Que importan, mucho, pero el principal partido de la oposición, el que sea, tiene que estar preparado para atacar al Gobierno en todos los flancos. Y este Gobierno tiene unos cuantos para ser atacado, no solo el catalán.

Casado y su equipo de dirección no ilusionan y es urgente que lo hagan porque Vox empieza a comerles por los pies. Porque Abascal se dedica en cuerpo y alma a convertirse en el segundo partido más votado y, además, porque Pedro Sánchez les ayuda todo lo que puede para que lo sean. Casado, en lugar de reaccionar, ya que tiene o tenía madera para ser un buen líder, en lugar de potenciar al PP y ningunear a Vox, no hay día en que no provoque un fuego en su propio partido. El último, o penúltimo, laminando a Alfonso Alonso en el País Vasco y nombrando candidato a lehendakari a Iturgáiz… que lo primero que ha dicho es que se debe buscar la colaboración con Vox.

Abascal no necesita un estratega de campaña.

Más de este autor

Es la economía

«En el futuro inmediato aparece una sombra negra, la de las cifras económicas… y el empleo»

Opinión

Golpe a las instituciones

«A Sánchez, Iglesias y otros miembros del actual equipo de Sánchez les importa poco que existan tres poderes independientes»

Opinión

Más en El Subjetivo