The Objective
Publicidad
España

Donald Trump y Rusia, la historia de nunca acabar

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afrontó este jueves los escándalos de su fiscal general, Jeff Sessions, sigue en la mira por sus contactos con Moscú y su vicepresidente, Mike Pence, recibe críticas por haber usado un correo electrónico privado cuando era gobernador de Indiana.

Donald Trump y Rusia, la historia de nunca acabar

Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afrontó este viernes los escándalos de su fiscal general, Jeff Sessions, que sigue en el punto de mira por sus contactos con Moscú, mientras que su vicepresidente, Mike Pence, recibe críticas por haber usado un correo electrónico privado cuando era gobernador de Indiana.

Para tratar de contrarrestar los que considera una «caza de brujas» contra su Administración, Trump trató de vincular a los demócratas con Rusia y abogó por una “investigación inmediata” de los lazos del líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, con el presidente Vladímir Putin. En su cuenta en Twitter realizó dicha petición acompañada de una fotografía en la que aparecen juntos Putin y Schumer, a quien acusó de «hipócrita total». Así mismo, demandó una segunda investigación sobre la líder demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi – a la que acusó de mentir, y Rusia.

En medio de la polémica en torno a Sessions, que Trump achaca a una persecución política contra él y sus colaboradores, Moscú salió al paso de las informaciones publicadas por medios estadounidenses en las que se afirma que el embajador Sergey Kislyak, es «uno de los espías y reclutadores de espías más importantes de Rusia en Washington». Esta afirmación es «una provocación indignante y un increíble ataque para derribar a un diplomático ruso», dijo el Ministerio de Exteriores en un comunicado en el que condenó las noticias por ser «falsas».

En su defensa, el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, aseguró que los contactos con funcionarios y legisladores son parte de las tareas de un embajador. En cuanto a la presión sobre Sessions, comentó que “se asemeja a una cacería de brujas o la época del macartismo – periodo de la Guerra Fría especialmente tenso-  que creíamos había quedado en el pasado en Estados Unidos como país civilizado”.

Lavrov añadió en rueda de prensa que Rusia no imitará a Estados Unidos, pero añadió que “si aplicáramos el mismo principio a las actividades y contactos del embajador (estadounidense John) Tefft en Rusia, tendríamos un panorama bastante divertido”. En este sentido, en un mensaje sarcástico publicado en Facebook, la portavoz de la cancillería rusa, Maria Zajarova, dijo que al cruzarse con Tefft en la antesala del ministerio, le advirtió de que corría peligro al reunirse con diplomáticos rusos.

Por su parte, el portavoz del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov, se limitó :a comentar en tornoa todo este asunto que “no tenemos nada que añadir a la amplia explicación del presidente Trump”.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D