Publicidad

España

PDVSA justificó el fichaje de Garzón con el argumento de que mantenía buenas relaciones con el chavismo

El bufete del exjuez fue recomendado a la petrolera venezolana por los abogados que defendieron a un ‘narcosobrino’ de Maduro

PDVSA justificó el fichaje de Garzón con el argumento de que mantenía buenas relaciones con el chavismo
Europa Press|

La empresa pública que gestiona el petróleo de Venezuela, PDVSA, contrató por 8,8 millones de euros al bufete de Baltasar Garzón debido a sus buenas relaciones con el chavismo y por recomendación del despacho Squire Patton Bogss, que defendió a un sobrino de Nicolás Maduro procesado por narcotráfico en Estados Unidos.

El escrito oficial de PDVSA desvelado en exclusiva por THE OBJECTIVE y en el que se autoriza la contratación de Ilocad incluye el siguiente párrafo: «Para adelantar una acción legal, tanto civil como penal, el despacho de abogados Squire Patton Boggs, con quien PDVSA mantiene relaciones comerciales y específicamente el Dr. Alfredo Anzola, ha identificado en España el despacho Ilocad SL, ubicado en la ciudad de Madrid y perteneciente al prestigioso abogado Baltasar Garzón, con el cual el gobierno bolivariano de Venezuela y/o colaboradores cercanos a este han mantenido y mantienen relaciones contractuales, todas ellas con resultados positivos a la fecha».

El escrito no detalla en qué consisten esas buenas relaciones contractuales previas entre el despacho Ilocad y el chavismo ni por qué Squire Patton Boggs juzga que de todos los bufetes españoles el más cualificado es el del «prestigioso» Garzón. Tampoco explica qué labor ha hecho el bufete estadounidense para Venezuela para que su recomendación sea decisiva. THE OBJECTIVE se ha puesto en contacto tanto con Ilocad como con Alfredo Anzola para recabar sus versiones, pero no se ha obtenido respuesta.

Título: PDVSA justificó el fichaje de Baltasar Garzón con el argumento de que mantenía buenas relaciones con el chavismo

Squire Patton Boggs, además de llevar pleitos de PDVSA o sus filiales, pilotó la defensa en 2015 de un pariente del presidente venezolano acusado de narcotráfico en EEUU. Se trata de Efraín Campos Flores, uno de los dos ‘narcosobrinos’ de la esposa de Maduro que han sido condenados a 18 años de prisión por intentar introducir 800 kilogramos de cocaína en el país.

En el caso de Campos Flores intervinieron tres letrados de dicho bufete, desde el 8 de noviembre de 2015 hasta el 17 de diciembre de ese mismo año, fecha en la que el sobrino de Maduro solicitó la renuncia de sus defensores. Entre ellos figuraba Alfredo Anzola, el letrado que recomendó a PDVSA contratar al despacho del «prestigioso» Garzón.

Campos Flores no explicó nunca por qué renunció al despacho norteamericano vinculado a PDVSA, pero se especuló con diversos motivos: las implicaciones del bufete con el gobierno de Venezuela, presidido por la familia directa del acusado. Pero había otro motivo: EEUU exige conocer el origen de los fondos recibidos por los bufetes en caso de narcotráfico para evitar el uso de dinero sucio. Squire Patton Boggs dijo haber trabajado gratis. Luego, tras declararse insolvente el sobrino y pedir abogado de oficio, se incorporaron a su defensa dos exfiscales del bufete Boies, Schiller & Flexner.

Pese a ello, un empresario venezolano y contratista del estado bolivariano, Wilmer Ruperti, se jactó en 2016 de haber pagado las costas de dicho proceso. Y se da la circunstancia de que Ruperti financió a Ilocad ese mismo año con 1,8 millones de euros (dentro de una minuta más amplia) para defender al general Hugo Carvajal de los intentos de extradición a EEUU tras ser detenido en Aruba.

Distribución de drogas

Los ‘narcosobrinos’ de Cilia Flores, la esposa de Maduro, no eran unos traficantes cualesquiera. En el juicio celebrado en noviembre pasado, un jurado vio su complot como una conspiración masiva de distribución de drogas. Según la sentencia, a partir de agosto de 2015 los sobrinos «trabajaron con otros en Venezuela, México, Honduras y otros lugares, incluido un miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), organización terrorista, en un esfuerzo por despachar grandes cargas de cocaína a través de aviones privados desde las instalaciones controladas por el presidente venezolano en el aeropuerto internacional Simón Bolívar en Maiquetía, Venezuela».

Las comunicaciones electrónicas interceptadas en los teléfonos de los acusados ​​también demostraron, entre otras cosas, que habían participado en un plan para solicitar sobornos a los deudores de la empresa estatal PDVSA a cambio de promesas de que un primo, Carlos Erik Malpica-Flores, haría que PDVSA aprobase y pagase determinadas deudas.

El caso de los narcosobrinos pivota sobre el baúl de secretos del extraditable Hugo ‘el Pollo’ Carvajal. Su oferta de confesiones sobre la guerrilla colombiana o las actividades criminales de Irán o Hezbolá se mira con desdén desde la justicia española. Pero tales aventuras terroristas las financió el régimen bolivariano con la droga para desestabilizar al imperio yanqui, según figura en los informes de EEUU. El narcotráfico es el señuelo que pone EEUU para extraditarlo y extraerle precisamente esos secretos: la guerra sucia de Caracas. Y Carvajal es un testigo de excepción.

[Este artículo ha sido publicado por THE OBJECTIVE a las 7.30 horas del 29 de septiembre de 2021]

 

ESCRITO DE RECTIFICACIÓN REMITIDO POR ILOCAD SL

«El despacho de abogados Ilocad SL, dirigido por el señor Baltasar Garzón Real, jamás ha facturado a Venezuela, ni directa ni indirectamente, la cantidad de 9 millones de euros. El despacho de abogados Ilocad SL no ha sido contratado por la petrolera estatal de Venezuela (PDVSA) sino por otro despacho de abogados para llevar a cabo concretas actuaciones profesionales de la abogacía en España y, todo ello, por una cantidad económica que no se indica pero que es muy inferior a las cifras económicas que el medio digital indica. El despacho de abogados Ilocad SL jamás ha sido contratado para llevar a cabo la «coordinación con la Fiscalía y Tribunales en España a fin de agilizar los trámites y avances del proceso judicial». El despacho de abogados Ilocad SL tampoco ha negociado, propuesto ni suscrito jamás ningún contrato que tenga por objeto dicho encargo de coordinación y agilización de trámites en los ámbitos fiscal y de la judicatura. El documento de PDVSA de 15 de noviembre de 2016 es un documento interno totalmente ajeno al despacho Ilocad SL y desconocido por el mismo, por lo que los términos de dicho documento venezolano en absoluto reflejan los términos exactos negociados directamente por Ilocad SL, y sin que las cifras ni los encargos ni el objeto del mismo se hayan negociado ni perfeccionado ni ejecutado, es más, ni siquiera se conocían. El despacho de abogados dirigido por el señor Baltasar Garzón Real no ha participado en la defensa del señor Hugo Armando (el «Pollo») Carvajal Barrios para evitar su extradición a Estados Unidos de América sino que se encargó de la realización, junto a otros profesionales nacionales y de otros países, de un informe independiente sobre el origen, desarrollo, consistencia y respeto de las normas del debido proceso sobre las investigaciones abiertas en los Estados Unidos de América de varias personas entre las que se encuentra el señor Carvajal, informe cuyas conclusiones son reservadas.»

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D