Publicidad

España

Podemos se toma el cese de Alberto Rodríguez como «una humillación»

Podemos se toma el cese de Alberto Rodríguez como «una humillación»

Podemos asume que la salida del Congreso de su diputado y exsecretario de Organización, Alberto Rodríguez, equivale a una «humillación». Fuentes de la formación que lidera Ione Belarra explican a THE OBJECTIVE que Podemos hizo todo lo posible para evitar su inhabilitación tras el fallo del Tribunal Supremo por un delito de atentado contra la autoridad por haber agredido a un policía en una manifestación en 2014. La Mesa del Congreso logró en un primer momento congelar el asunto, pero el juez Manuel Marchena insistió para que su cumpliera la sentencia del Supremo y se proceda a retirar su escaño al representante de Podemos. El viernes, Unidas Podemos anunció que interpondrá una querella contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, apuntando a un presunto delito de «prevaricación».

A lo largo de la semana, los miembros de Podemos en la Mesa del Congreso se alinearon con la directriz que llegaba del despacho de Belarra, y que apostaba por defender a Alberto Rodríguez. Una decisión que, sin embargo, algunos en el partido cuestionan: creen que no es realista respaldar a un diputado involucrado en un asunto tan polémico, y alegaban que su defensa no tenía capacidad de prosperar. La presidenta del Congreso, de hecho, ha acabado rectificando su posición y ofreciendo al Supremo la posibilidad de declarar de facto la inhabilitación del diputado.

El viernes, el Supremo declaró: «Descartábamos cualquier error por el hecho de mantener la vigencia de la pena de inhabilitación, pues esta pena accesoria es obligada». La reacción de Podemos fue feroz. La secretaria general del partido morado y ministra de Derechos Sociales habló el viernes de «prevaricación» y de supuestas «presiones» del Supremo hacía la Mesa del Congreso para que dictaminase en contra de Rodríguez. «Alberto Rodriguez fue condenado a pesar de las pruebas que demuestran que él no estuvo allí. El objetivo era quitarle el escaño. El Supremo presiona a la Presidencia del Congreso para retirárselo aunque ambos saben que no es lo que dice la sentencia. Prevaricación«, escribió en las redes sociales.

Ofensiva en los chats de militantes

La cuestión es de vital importancia para Podemos. A lo largo del viernes, en los chats internos del partido se difundió un resumen con imágenes para explicar a los militantes la línea de defensa de Rodríguez. Los dirigentes de Podemos admitía en conversación con este diario que no es habitual esa actuación, lo que revela la intención del partido morado de convertir el asunto de Alberto Rodríguez en una cuestión de Estado o de Gobierno. Otros, más escépticos, concluían que la querella «no se va a admitir a trámite: es ruido sin mucho recorrido». Yolanda Díaz y Alberto Garzón, por ejemplo, han preferido mantener el silencio sobre el asunto o incluso desmarcarse de él.

Alberto Rodríguez no es un político cualquiera en Podemos. Fue secretario de las juventudes comunistas en Canarias, miembro destacado de la cúpula, símbolo de la entrada en el Congreso en 2014 y secretario de Organización en la última etapa, antes del nombramiento de Belarra. Aunque muchos en Podemos señalan sus errores en la gestión de organización del partido, es cierto que desde el punto de vista simbólico su salida por una condena judicial revela la debilidad institucional de Podemos. Esto es, por lo menos, lo que concluyen varias fuentes moradas en conversación con este diario.

Sin poder real

«Que Alberto pierda el escaño es sin duda humillante porque demuestra que Podemos no tiene ningún poder real y que el PSOE, que es el partido que manda, no ha hecho lo suficiente para salvarle. Por mucho que digan, si el PSOE lo quiere, Alberto se queda», es la posición de varios cuadros y dirigentes del partido morado. Y añaden: «El problema es muy sencillo: Alberto lleva viviendo de la política desde que tiene 14 años: ¿qué hace si le inhabilitan?». Rodríguez, de hecho, sigue jugando un papel clave en Podemos Canarias, donde recientemente frenó una corriente crítica con la dirección nacional. Y en su defensa se han movilizado tanto Pablo Echenique como Pablo Iglesias. Pero sin suerte.

En Podemos algunos incluso hablan de «ensañamiento del Supremo» contra Alberto Rodríguez y Podemos. Recuerdan que el fallo tenía votos particulares que apuntaban a la escasez de pruebas, si bien políticamente reconocen que su pérdida del escaño tendría un valor notable.

La salida de Alberto Rodríguez, además, se sumaría a otros asuntos que en los morados generan tensión: desde el giro de Pedro Sánchez en el Real Decreto contra las eléctricas hasta las dudas sobre la reforma laboral. La sensación que sobrevuela Podemos es que la formación morada ha perdido fuelle en el Ejecutivo. Los cambios en el equipo socialista y sobre todo en la Moncloa dejan entrever un giro hacia el centro del PSOE, con Unidas Podemos cada vez más arrinconadas en el Consejo de Ministros.

Esta debilidad lleva a debatir incluso una salida adelantada del Gobierno, según algunos miembros de Podemos, aunque la mayoría de fuentes consultadas considera que no se dará este paso. Todavía quedan días para conocer el escrito definitivo del Supremo. Pero en la casa morada nadie duda. Si Alberto Rodríguez pierde el escaño será un importante varapalo y hasta una «humillación» para el partido que en nombre de la regeneración ha llegado hasta el Consejo de Ministros, pero que para muchos sigue estancado en la antesala del poder.

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D