The Objective
Publicidad
España

El PP levanta el castigo a Álvarez de Toledo y le permite hablar en el Congreso 14 meses después

El PP levanta el castigo a Álvarez de Toledo y le permite hablar en el Congreso 14 meses después

Ignacio Gil | Europa Press

Cayetana Álvarez de Toledo volvió este miércoles a tomar la palabra en el Congreso de los Diputados después de 14 meses de ostracismo desde que Pablo Casado la cesó como portavoz del grupo parlamentario del Partido Popular en la Cámara baja. A tres semanas de la publicación de su libro Políticamente indeseable, el PP le permitió intervenir en una comisión menor -la Mixta para la UE-.

Lo hizo durante siete minutos para defender cambios en las directivas europeas sobre «el uso de combustibles renovables y hipocarbónicos en el transporte marítimo» y «la promoción de energías procedentes de fuentes renovables». Dos puntos que los grupos aprobaron luego por asentimiento en medio de un soporífero debate parlamentario por lo cargado del orden del día, pero que Álvarez de Toledo aprovechó para soltar a los diputados presentes una de sus ‘catilinarias’ que, de forma recurrente, sube a su canal de Youtube.

«Señorías, si me lo permiten, me gustaría aprovechar esta primera intervención en esta comisión para hacer una breve reflexión», dijo de inicio con unas palabras que recordaron a los famosos ‘Como decíamos ayer’ de fray Luis de LeónMiguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca tras sus respectivas penas de cárcel y destierro. «La fuerza que hoy despliegan en Europa los populismos, los nacionalismos, los separatismos no es solo fruto de su atávica capacidad de arraigo y de contagio. También es consecuencia en parte del déficit de coraje y liderazgo de los demócratas europeos», señaló Álvarez de Toledo. 

«La política, la española y la europea, necesita un urgente reencuentro con la verdad. Creo que tiene que atreverse a decir a los votantes incluso aquello que no les es siempre grato escuchar. Primero, porque solo sobre el sólido suelo de la realidad se pueden construir soluciones a los problemas de la sociedad. Y segundo, porque solo la verdad puede restituir la confianza en los ciudadanos en la política y la propia idea de Europa», insistió la exportavoz del PP en el Congreso.

Álvarez de Toledo prefirió apelar en su alocución a la «responsabilidad de los gobernantes» a la hora de decir «la verdad a los ciudadanos» sobre las medidas que se adoptan. «Nada es gratis nunca. (…)  Y lamentablemente en el debate sobre el cambio climático, esto no es lo habitual», avisó la diputada popular antes de alertar sobre la «escasez y carestía» de las fuentes energéticas tradicionales y que han llevado a que España tenga, a su juicio, «las reservas de gas en mínimos».

Una situación cuyo impacto «sobre las personas más vulnerables es motivo de gravísima preocupación«, insistió. Por ello defendió la necesidad de que los políticos digan «la verdad» a los votantes en la transición energética y ante la situación que se vive en este momento por los altos precios de la energía. «Para verde y barato, lo nuclear«, hizo hincapié.

El PP levanta el castigo a Álvarez de Toledo y le permite hablar en el Congreso tras 14 meses
Cayetana Álvarez de Toledo en su intervención del miércoles / Foto: Web del Congreso

La diputada estuvo casi un año sin ir a un pleno del Congreso por imposición de su grupo parlamentario. Después de su controvertido relevo en agosto del año pasado por Cuca Gamarra, el PP se agarró a las restricciones por la COVID-19 para evitar que Álvarez de Toledo fuese a los plenos en el hemiciclo.

La Cámara baja aprobó que solo asistieran la mitad de los diputados de cada grupo mientras durase la pandemia, situación que se prolonga a día de hoy. De ahí que el PP haya elegido en los últimos meses a 44 de sus 88 representantes cada vez que ha habido un pleno. En el caso concreto de su exportavoz, ella siempre ha estado en la lista de los descartes desde que Casado la destituyó en verano del año pasado.

La única excepción se produjo el pasado 30 de junio cuando Álvarez de Toledo apareció por sorpresa en el hemiciclo. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se hizo eco de ello en tono de broma. «Ah, ¿ya la dejan venir, señoría? Bienvenida», le espetó el jefe del Ejecutivo entre las risas provenientes de la bancada socialista. Pero la presencia de la exportavoz del PP no se debió a que su grupo la incluyese en el grupo de los 44 diputados que iban a estar ese día en el hemiciclo, sino que ella misma «se autoinvitó» y se presentó en el pleno sin avisar, según reconocieron fuentes de la dirección del grupo parlamentario a THE OBJECTIVE.

Diputada rasa del PP

La polémica columnista encabezó la lista del PP por la provincia de Barcelona en los comicios generales del 10-N y fue el principal fichaje de Casado de cara a aquellas elecciones en un intento por amarrar al votante más fiel al aznarismo en pleno ascenso de Vox. A las pocas semanas de ser apartada de la portavocía, Álvarez de Toledo denunció que la dirección del grupo popular no le permitía formar parte de la mitad de diputados que podían ir a los plenos.

«Tampoco pudo ser; se me explicó por la dirección del grupo que solo pueden asistir los 44 más importantes», indicó Álvarez de Toledo a comienzos de septiembre de 2020. En aquel momento, dejó claro que si había decidido seguir como diputada era porque seguía pensando en que «una alternativa constitucionalista es posible» en Cataluña y porque «España no puede ser un tablero inclinado en el que las formaciones nacionalistas y la izquierda juegan con ventaja».

Ante esa situación, Álvarez de Toledo optó por ser «una diputada rasa» y defender su ideario a sabiendas de que «los partidos tienen una estructura muy jerarquizada», lo cual «merma la voz de los parlamentarios». Precisamente, la parlamentaria publicó en junio un artículo en El Mundo con reproches a su partido por no apoyar claramente la marcha del 13-J en la plaza de Colón contra los indultos que planeaba el Ejecutivo de Sánchez. «Ahora me entero (…) que tampoco quiere volver el PP, mi partido. ¿Qué hacemos? ¿Renunciamos al centro simbólico de España, el que llenamos de manos blancas por Miguel Ángel Blanco y de banderas rojigualdas contra Zapatero, porque así lo exigen El País y La Sexta? ¿Le entregamos Colón a perpetuidad a Vox?», se preguntó.

Álvarez de Toledo se encuentra, además, en un doble frente judicial. Por un lado, la demanda que interpuso contra ella el padre de Pablo Iglesias por llamarle «terrorista» del FRAP en una entrevista en el ABC se está instruyendo en un juzgado de Zamora en vez del Tribunal Supremo. Y por el otro, la diputada del PP recurrió al Tribunal Constitucional para que le amparase ante la decisión de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, de retirar del Diario de Sesiones la expresión «hijo de un terrorista» con la que se refirió al entonces vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D