The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

España

Un coronel pide a Robles que pare la vacunación contra la covid en el Ejército

Un mando del CESEDEN avisa a la ministra que la obligación de vacunarse en las FFAA es «altamente irregular» y una «violación de innumerables derechos»

Un coronel pide a Robles que pare la vacunación contra la covid en el Ejército
Margarita Robles|Isabel Infantes (EP)

Un coronel en activo del Ejército del Aire ha enviado una carta a la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la que pide que se detenga la actual campaña de vacunación contra la covid-19 en las Fuerzas Armadas -y la población española en general- «mientras no se disipen las dudas sobre la presencia de óxido de grafeno reducido y otras posibles partículas y elementos potencialmente tóxicos que puedan generar un riesgo para la salud».

La misiva, a la que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, está firmada por Carlos Martínez-Vara de Rey, actual jefe de la sección de Altos Estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS), dependiente del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), el principal órgano docente dentro del Ministerio de Defensa. Fuentes militares indicaron a este periódico que el oficial ha sido cesado de forma fulminante por Robles a raíz de esta iniciativa personal, pero una portavoz de la ministra desmintió dicha información y precisó que este militar sigue trabajando en el CESEDEN.

El coronel basa su petición en que hay «suficientes publicaciones en la literatura científica» donde se exponen análisis y estudios realizados sobre las vacunas de Pfizer, Moderna, Janssen y Astra Zeneca, cuyas conclusiones «alertan sobre el potencial riesgo para la salud de los seres humanos derivados de la presencia de materiales tóxicos en los viales utilizados». En concreto, el citado óxido de grafeno reducido, una de las teorías que circulan entre los negacionistas de las vacunas para oponerse a ellas.

La carta es inusual puesto que el coronel en activo remite la misma a la propia ministra de Defensa, saltándose de esta forma a sus superiores jerárquicos en el CESEDEN o el Ejército del Aire. En el documento de cinco páginas, Martínez-Vara de Rey solicita a Robles que dé las «instrucciones pertinentes», tanto en Defensa como a otros ministerios u órganos estatales, «para que se puedan llevar a cabo contra-análisis de lotes aleatorios de las inoculaciones que actualmente se están administrando a las Fuerzas Armadas y a la población española».

Haga clic aquí abajo para leer la carta:

«Dicho control de calidad debería requerir, además de la toma de muestras, la recogida la documentación pertinente y certificados analíticos realizados por el fabricante o importador», esgrime el coronel antes de advertir de que los miembros de las Fuerzas Armadas «ejercitan un grado de confidencialidad que no pone en peligro los secretos que las compañías farmacéuticas fabricantes quieren mantener».

Asimismo, subraya que se deberían «guardar muestras de cada lote para su análisis, incluso tras su aceptación y uso, durante
un tiempo suficiente, para garantizar las contrapruebas pertinentes en el caso de que se llegasen a la Jurisdicción Militar o en la Civil, demandas o reclamaciones que pretendan dirimir la responsabilidad de los que aceptaron los lotes como exentos de riesgos».

Una vacunación «altamente irregular»

Martínez-Vara de Rey reprocha a la ministra que «incomprensiblemente» se está obligando dentro de las Fuerzas Armadas a la administración que «de al menos una dosis» a aquellos militares que vayan a subirse a un barco de la Armada o sean destinados a una misión internacional. Todo ello «sin que se exija prescripción médica, se proporcione información detallada ni consentimiento informado que preceda a esta inoculación».

Esta circunstancia «altamente irregular», a juicio del coronel del Ejército del Aire, «no se rige por criterios científicos y se encuentra en violación de innumerables derechos, promoviendo incluso discriminación y otros perjuicios contra los militares que, apelando a su ética personal no acaten esa orden».

Con esta situación se produce, en opinión de este alto mando del CESEDEN, «un claro conflicto de obediencia en el militar que estando sano o incluso habiendo desarrollado anticuerpos contra la covid-19 desee cumplir con sus obligaciones profesionales dentro del marco constitucional».

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D