The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Francisco Núñez: «La prioridad política del PSOE es salvar a Pedro Sánchez»

Como Feijóo, el líder manchego evita hablar de pactos poselectorales y menos mencionar a Vox, pero saca a relucir los actuales socios del PSOE

Francisco Núñez, Paco para amigos y allegados, sucedió a la exministra y dirigente popular María Dolores de Cospedal al frente del PP de Castilla-La Mancha en octubre de 2018, cuando ella decidió retirarse de la vida política, tras la moción de censura que provocó la salida del Gobierno de Mariano Rajoy y su equipo. Para entonces, Núñez, politólogo de formación, ya contaba con una dilatada experiencia política a sus espaldas, desde sus cargos institucionales, como el de alcalde de Almansa, que ostentó durante seis años, presidente de la Diputación de Albacete, su provincia natal, o diputado autonómico,  como también en los puestos orgánicos dentro del PP, donde emergió como líder juvenil y presidente de Nuevas Generaciones de Castilla-La Mancha y pasó por la presidencia provincial de Albacete antes de convertirse en el primer barón castellano-manchego del PP elegido en primarias. Desde entonces, no ha dejado de patearse su territorio, tan diverso y tan extenso, hasta el punto que, según sus cálculos, recorre unos 18.000 kilómetros al mes, para conocer de primera mano las inquietudes de sus conciudadanos, por lo que el trayecto hasta visitar la redacción de THE OBJECTIVE, en Madrid, le resulta poco menos que un «paseo». De hecho, está habituado a ese trayecto, ya que suele acudir frecuentemente, en su calidad de miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PP, a las reuniones del partido.

El presidente del PP de Castilla-La Mancha resume en dos palabras el ‘efecto Feijóo’ de puertas para dentro: unidad e ilusión. Francisco Núñez está convencido de que ese efecto que provoca Feijóo y que ya se refleja también hacia el exterior, con la notable mejora del PP en intención de voto que reflejan las encuestas, será un impulso para los dirigentes territoriales como él, que tienen sus elecciones a la vuelta de la esquina, en mayo de 2023. Como Feijóo, el líder manchego evita hablar de pactos poselectorales y menos mencionar a Vox, pero saca a relucir los actuales socios del PSOE.

Pregunta.- ¿Qué ha supuesto la llegada de Feijóo al PP?

Respuesta.- Con la llegada de Feijóo, el PP ha conseguido unidad, como se demostró en el Congreso de Sevilla, pero también antes, en los actos previos que celebró en todas las comunidades autónomas. Y esa unidad ha traído la segunda pata del proyecto: la ilusión. Feijóo ha traído unidad e ilusión al PP. Este es un proyecto ganador, que ha demostrado sus cualidades en Galicia y todos confiamos en que irradie igualmente esas cualidades en el conjunto del país.

P.- ¿Considera exportable el método del PP de Galicia al conjunto de España, con sus diferentes comunidades y sus respectivas excepcionalidades?

R.- Creo que ha exportado la fórmula según la cual, cuando estamos todos unidos e ilusionados en el proyecto, el PP funciona. España es muy diversa y variada y eso nos convierte en un país muy rico. El PP tiene que entender la diversidad de cada territorio. Somos un partido presidencialista, nacional, pero respetuoso con la España de las Autonomías.

P.- Como presidente del PP de Castilla-La Mancha, ha mantenido ya alguna conversación destinada al futuro de su organización en su territorio? ¿Ha recibido consejos o directrices del nuevo líder Feijóo?  

R.- He tenido la suerte de hablar con Feijóo de forma permanente durante todo este tiempo, desde que empezó la crisis del partido, cuando diferentes líderes territoriales asumimos la responsabilidad de fortalecer al partido uniendo nuestras posturas y, posteriormente, he conversado mucho tanto con él como con parte de su equipo, en el que tenemos una castellano-manchega. Yo me quedo con la sensación de que tenemos un proyecto muy firme, claro, seguro de lo que hay que hacer y centrado en España. Y yo tengo claro que para que a Castilla-La Mancha le vaya bien, es imprescindible que a España le vaya bien. 

P.- Las últimas encuestas publicadas apuntan a un ‘efecto Feijóo’, que mejora notablemente su posición electoral ¿Aspiran a beneficiarse en sus propias elecciones de ese ‘efecto Feijóo’?

R.- Sin duda, las expectativas a nivel nacional influyen en las expectativas a nivel regional y local. Siempre he creído mucho en el municipalismo y en la potencia de los alcaldes y portavoces municipales. El partido es la suma de todos: de alcaldes, concejales, de líderes territoriales y del liderazgo nacional. Las encuestas son buenas, pero donde nos la jugamos es en las urnas. Pero, obviamente, el ‘efecto Feijóo’ nos beneficia a los líderes territoriales. 

Francisco Núñez, presidente del PP de Castilla-La Mancha. | Carlota Salvador

P.- ¿El ‘efecto Feijóo’ centra al PP y da la espalda a Vox?

R.- El PP está en una senda muy positiva de moderación, pensando en fortalecerse y en ilusionar. No pensamos en nadie más, ni en otros partidos. El ‘efecto Feijóo’ piensa en España y los españoles.

P.- Alberto Núñez Feijóo ha esquivado hasta el momento la foto con Vox, incluso procura no hablar de ellos: ¿está siendo el partido de Abascal su talón de Aquiles o puede llegar a serlo?

R.- El PP tiene claro su camino: buscar mayorías, conseguir ilusionar al conjunto de la sociedad, en mi caso en Castilla-La Mancha. A nosotros nos preocupa lo que les pasa a las familias, que no llegan a final de mes, nos preocupan nuestros agricultores y ganaderos, etc. Por eso estamos lanzando propuestas. Tenemos que proponer una alternativa a lo que hoy ofrece el presidente Sánchez. Lo que hace Feijóo es construir una oposición propositiva, llena de propuestas como la económica, basada en la bajada de impuestos y del IRPF.

P.- Según le dijo el presidente del Gobierno al propio Feijóo, no es posible…

R.- Se podría aplicar mañana, si el Gobierno de Sánchez quisiera. Pero nuestra tarea es hacer propuestas que sean buenas para el conjunto de los españoles, desde la moderación y el centralismo político. Los ciudadanos son sabios y dirán lo que tengan que decir. Nosotros trabajaremos por dar estabilidad al país, como es nuestra obligación.

P.- ¿Lo están haciendo allá donde gobiernan?

R.- Las cinco comunidades autónomas gobernadas por el PP han creado más de 5.000 empleos y han recaudado más de 2.500 millones de euros más bajando impuestos. Y son las comunidades que más riqueza y empleo generan de todo el país; mucho más que las nueve gobernadas por el PSOE.  Y la propuesta de Feijóo, a nivel nacional, es una compensación de la inflación vía bajada del IRPF, para las familias con ingresos medios o bajos, de forma directa y con carácter retroactivo, desde el 1 de enero; también proponemos la bajada del IVA de la factura de la luz y del gas al 5%. El Estado ha recaudado 9.000 millones más de euros este año. Hay dinero de sobra, aunque bajase la recaudación, para hacer todo esto. Y se le baja los impuestos a las familias, que lo gastarán y habrá un aumento del consumo, que también retroalimentará la recaudación.  Pero el PSOE no quiere hablar de eso, por ello está lanzando cortinas de humo con la ultraderecha y las elecciones en Francia. 

P.- En la última reunión del comité Nacional tuvieron tiempo de discutir largo y tendido sobre la propuesta económica popular, pero ¿descartan absolutamente la posibilidad de que Sánchez añada bajadas de impuestos a la ya existente en la factura de la luz más adelante, con la cercanía electoral?

R.- Sánchez no dice una verdad ni cuando se contradice. Con un presidente tan imprevisible y poco solvente como Pedro Sánchez nada es descabellado. Eso es un problema para el país. Para dar estabilidad económica, hay que dar estabilidad y certidumbre política. Uno de los problemas de España es que Sánchez miente descarada y permanentemente y provoca una inestabilidad política y jurídica que genera una desconfianza dentro y fuera de España, que nos perjudica enormemente. Pedro Sánchez hará en todo momento lo que le permita continuar unos meses más en la Moncloa. Le da igual España, los españoles, los índices de pobreza o que los agricultores se arruinen. Lo único que quiere es mantenerse en el poder. Y la prioridad política del PSOE es salvar a Sánchez.

P.- ¿Se puede alcanzar la estabilidad en un gobierno con Vox?

R.- Creo que no debemos estar pensando en otros partidos. Tenemos que pensar en España y dejar de pensar en otros partidos. 

P.- Siguiendo la tónica de la hiperfragmentación en el Parlamento español de los últimos seis años, todo apunta que, por buenos que sean los resultados de Feijóo, tendrá que apoyarse en Vox o firmar un gran acuerdo, o una gran coalición con el PSOE. ¿Cómo resolver esa ecuación?

R.- El PSOE trata de generar una corriente de opinión para decirnos a todos con quién podemos o no llegar a acuerdos. Parece una broma, porque Sánchez está gobernando con Podemos. El señor Pablo Iglesias ha sido vicepresidente de España y hoy es vicepresidenta de España una lideresa de Podemos. Se apoyan en ERC y Bildu para gobernar. Y el destino de España lo deciden un partido que quiere romper España y otro que tiene un pasado vinculado al terrorismo de ETA. Es terrible que el PSOE se apoye en ellos, pero es peor que encima nos traten de dar lecciones. Emiliano García Page, en mi tierra, perdió las elecciones en 2015 y formó gobierno en coalición con Podemos y nombró un vicepresidente de Podemos. ¡El primer gobierno de coalición con los comunistas en una comunidad autónoma de España lo hizo Emiliano García Page en Castilla-La Mancha!

P.- Pues no le ha ido mal, porque después ganó por mayoría absoluta y sigue gobernando…

R.- Pero en 2015 dijo que jamás pactaría con Podemos y a los 15 días pactó con ellos. Además, ante una oferta similar a la que hace el PP ahora, de dejar gobernar a la lista más votada, dijo que no se podían cambiar las reglas de juego en mitad del partido. Por tanto, lecciones del socialismo sobre pactos…¡ni una!

Nosotros queremos mayorías sólidas, ganar las elecciones. Feijóo va a ganar las elecciones y yo estoy trabajando y estoy convencido de que el PP va a ganar las elecciones en Castilla-La Mancha. A partir de ahí, leeremos el resultado y buscaremos estabilidad y progreso…

Francisco Núñez, presidente del PP de Castilla-La Mancha. | Carlota Salvador

P.- PP y PSOE en Castilla-La Mancha han votado juntos asuntos como la Ley de Despoblación, que supone menos impuestos para los territorios más despoblados. ¿Es posible alcanzar acuerdos iguales de ámbito nacional?

R.- Hemos votado juntos esa ley, pero hemos votado separados muchas otras cosas… Por ejemplo, hemos votado separado rechazar los indultos de los independentistas. Ellos votaron a favor…

P.- El presidente Page dijo entonces que no era competencia de las Cortes de Castilla-La Mancha y que la iniciativa del PP era oportunista y fuera de la sede parlamentaria correspondiente… ¿Es una forma de escenificar la bronca política nacional?

R.- Pero la realidad es que votó a favor de los indultos, porque votó rechazar una condena contra los indultos. Y se negó a reprobar al ministro Garzón, cuando atacó a los ganaderos de Castilla-La Mancha. Quienes tienen que hacerse mirar sus acuerdos son los socialistas. Porque Emiliano García-Page, que va de moderado, vota a favor de los indultos. Eso tendría que explicarlo…

P.- ¿No cree que Emiliano García Page sea un barón díscolo, no sanchista, como le tachamos desde los medios de comunicación?

R.- En el PSOE que tenemos hoy sus dirigentes escenifican posiciones de una forma u otra, pero a la hora de votar, queda claro cómo lo hacen.

P.- Con la llegada de Feijóo todos, empezando por él mismo, evitan hablar de Vox y eluden contestar sobre posibles acuerdos con la formación de Santiago Abascal, pero para poder gobernar han tenido que pactar con ellos en Castilla y León. ¿Podrán mantenerse en esta estrategia hasta las elecciones generales?

R.- Castilla y León tiene un gobierno que preside Alfonso Fernández Mañueco y que va a tener éxito, estoy convencido. Él es un gran gobernante y ha hecho una coalición que da estabilidad a la comunidad. Tuvo que hacerlo, visto el resultado de las urnas. Y estoy convencido de que será un éxito. 

P.- Este fin de semana se celebran elecciones en Francia, donde derecha e izquierda piden un cordón sanitario para la ultraderechista Marine Le Pen. El PSOE señala al PP español como el único que promueve a la ultraderecha (por Vox) frente a sus colegas europeos. ¿Esa estrategia les puede perjudicar?

R.- El PSOE pone cortinas de humo para no hablar de lo importante. Y lo hace de forma perversa. ¿Quién es Pedro Sánchez o Emiliano García-Page para dar lecciones sobre pactos? Sánchez está gobernando con Podemos sentado en el Consejo de Ministros. Pablo Iglesias fue su vicepresidente del Gobierno y los ministros comunistas, como Garzón, que atacan deliberadamente a los ganaderos, están sentados en ese Consejo; que pacta con Bildu y con ERC. ¿Ese socialismo quiere darnos lecciones de pactos? Que escuche las propuestas sensatas de Feijóo. Todos deberíamos estar centrados en eso.

P.- ¿Aprecia usted similitudes o diferencias entre Marine Le Pen y Santiago Abascal?

R.- Nosotros tenemos que hablar de lo nuestro. Dedicar el tiempo de esta entrevista a hablar de eso es ocuparnos de lo que no interesa a la gente. Y no hay que perder el tiempo.

P.- ¿Ve usted inviables los acuerdos con el PSOE a nivel nacional?

R.- Siempre es mejor alcanzar acuerdos que no tenerlos, pero con este partido socialista, tan alejado de los intereses de los españoles, es difícil llegar a grandes acuerdos. Con Sánchez, que está más preocupado por seguir sentado en la Moncloa, que miente permanentemente y al que le importan muy poco España y los españoles, no es fácil llegar a acuerdos. La política del PSOE hoy es errática. Debería escuchar más a los ciudadanos.

P.- ¿Cuándo subraya que hoy es difícil llegar a acuerdos con el PSOE se refiere al PSOE de Pedro Sánchez? ¿Sería posible pensar en acuerdos de gobierno PP-PSOE si desapareciese Sánchez de la ecuación?

R.- Sánchez es perjudicial para España y para los intereses de los españoles. Tenemos el peor presidente de la historia de España. Y lo han elegido los socialistas. Emiliano García-Page lo ha votado, aunque dijo en 2015 que si Sánchez ganaba las primarias él dejaría la política… ¡Pues ahí sigue! Y le apoyó y le votó en el Congreso de Valencia…

P.- ¿No cree en esa imagen que tiene Page de ser, junto con Lambán, un verso suelto dentro del PSOE?

R.- No… Cuando tienen que votar. ¿qué votan? ¿A quién votaron en el Congreso de Valencia hace seis meses?

Francisco Núñez, presidente del PP de Castilla-La Mancha, junto a Esther Jaén | Carlota Salvador

P.- Es que no había otro… Sánchez fue candidato único…

R.- Podían haber presentado un candidato alternativo y no lo hicieron. Hay que denunciar la hipocresía en política. Emiliano García-Page o Javier Lambán podían haber presentado una candidatura alternativa en el Congreso de Valencia y no lo hicieron. Decidieron apoyar a Sánchez. ¿Qué vale ahora la palabra de Page, que anunció que dejaría la política si Sánchez ganaba las primarias? Cada vez que Page dice algo que puede sonar discordante con Sánchez, todos sabemos que, cuando haya que votar, votará con Sánchez. Pero, de verdad, a la gente no le interesa esto.

P.- Dentro de un año se celebrarán las elecciones municipales y autonómicas y Castilla-La Mancha es una de las que tiene cita con las urnas. ¿Qué perspectivas tiene usted, como cabeza de lista en su tierra?

R.- Nuestras sensaciones son muy buenas y estamos convencidos de que la alternativa que estamos construyendo es un proyecto de mayorías y tenemos capacidad de gobernar con éxito Castilla-La Mancha. Yo he sido alcalde, presidente de la Diputación de Albacete y siempre lo he hecho y con la conciencia de que el trabajo duro y la cercanía con mis vecinos son mis señas de identidad. Nosotros tenemos buenas sensaciones 

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D