The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Bélgica

Facebook y Google se enfrentan a las primeras demandas por el nuevo Reglamento de Protección de Datos

Redacción TO
Última actualización: 12 Nov 2018, 6:07 pm CEST
Foto: Leah Millis | Reuters

Horas después de que entrara en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, que afecta a toda la Unión Europea, Facebook y Google se enfrentan a las primeras demandas por el "consentimiento forzado”.

La organización en favor de la privacidad None Of Your Business, liderada por el ciberactivista y abogado austriaco Max Schrems –muy crítico con la privacidad de Facebook–, ha presentado cuatro demandas por valor de más de 7.000 millones de euros por imponer una política de consentimiento forzado en la privacidad. El activista asegura que estas empresas obligan a los usuarios a consentir la publicidad personalizada para utilizar sus servicios, por lo que no les proporciona una "elección libre”, una de las circunstancias que contempla el nuevo reglamento.

Las reclamaciones se han presentado de forma oficial ante cuatro autoridades distintas de la Unión Europea –en Francia, Alemania, Bélgica y Austria– y afectan a Google y a Facebook, pero también a Instagram y WhatsApp, ambas redes propiedad de la compañía de Mark Zuckerberg. Google podría recibir una multa de hasta 3.700 millones de euros y las redes de Facebook, otras de hasta 1.300 millones de euros cada una, según las cifras que maneja el grupo que trabaja en pro de los derechos y de la privacidad de los usuarios en Internet.

None Of Your Business argumenta en sus quejas respecto a las cuatro redes demandadas que éstas han adoptado un enfoque de cara al usuario de "tómalo o déjalo". Los ciberactivistas denuncian que, en el proceso de adaptación al nuevo Reglamento General de Protección de Datos, Google, Facebook, Instagram y WhatsApp han establecido que sus usuarios tengan que estar de acuerdo con que que sus datos sean recopilados, compartidos y utilizados para la aplicación de la publicidad personalizada. De no estar de acuerdo, las cuentas de los usuarios tendrán que ser eliminadas. Este enfoque, según la organización, es contrario a la nueva norma.