The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Francia

Francia endurece su política migratoria y comienza a desmantelar campos en Paris

Redacción TO
Última actualización: 7 Nov 2019, 9:54 am CET
Foto: Francois Mori | AP

La Policía francesa ha comenzado a desmantelar varios campamentos ilegales de migrantes en la periferia de París. La evacuación de entre 600 y 1.200 migrantes se produce apenas un día después de que el Gobierno de Emmanuel Macron haya decidido endurecer su política migratoria con nuevas restricciones en las prestaciones sanitarias o cuotas para los permisos de trabajo. Una reforma que evidencia un giro a la derecha del presidente francés para tratar de quitar argumentos a la líder ultraderechista, Marine Le Pen.

Cientos de migrantes han sido desalojados del área de Porte de la Chapelle, donde vivían ilegalmente y en “deplorables condiciones sanitarias”, según la Policía, en tiendas de campaña instaladas debajo y alrededor de los pasos elevados de la carretera de circunvalación de París Peripherique y las rampas hacia la autopista A1.

“Ya no se pueden tolerar estas instalaciones al borde de la carretera, aquí ni en ningún otro lugar que se considere espacio público”, ha dicho el prefecto de la policía de París, Didier Lallement, a la prensa. “La reubicación de campamentos en el espacio público ya no será tolerada por la Policía”.

No es la primera vez que el Ministerio de Interior francés advierte que la policía actuará para impedir que vuelvan a constituirse este tipo de asentamientos. Desde el cierre del enorme campamento de migrantes en Calais en el año 2016, muchos migrantes se han ido mudando a París.

Macron endurece el control de la inmigración

Francia establecerá cuotas de inmigrantes económicos en función de las necesidades de cada sector y limitará el acceso de los solicitantes de asilo a la seguridad social. El objetivo es “retomar el control de nuestra política migratoria”, en palabras del primer ministro, Édouard Philippe.

Este plan responde a la voluntad del Gobierno francés de no dejar el monopolio de los temas migratorios a la extrema derecha, con la mirada puesta en las elecciones presidenciales de 2022.

Entre las medidas más controvertidos figura el establecimiento a partir de 2020 de cuotas de entrada de inmigrantes económicos –con excepción de los ciudadanos de la Unión Europea– en función de las necesidades del mercado laboral francés.

Actualmente unos 150.000 empleos en Francia no están cubiertos por falta de candidatos y el 50% de empresas tienen dificultades para contratar, según el servicio de desempleo francés. Hay una escasez de mano de obra en dos tipos de puestos: los que requieren pocas calificaciones, como la construcción, la hotelería o la restauración; y empleos altamente calificados como ingenieros en informática o veterinarios.

Para hacer venir a profesionales extranjeros, las empresas deben actualmente seguir un trámite complejo durante el cual deben justificar que no pueden contratar a un residente francés.

El Gobierno también anunció un plan para restringir el acceso a la atención médica de los solicitantes de asilo. Los solicitantes de asilo tendrán que esperar tres meses antes de poder acceder a la protección sanitaria universal. Antes de este plazo sólo tendrán acceso a atención gratuita por motivos urgentes.

Asimismo, los extranjeros sin papeles y aquellos que no lograron obtener el estatuto de refugiado sólo podrán gozar de una cobertura completa de la seguridad social durante seis meses, frente a 12 actualmente.