Política y conflictos

ContexTO | 7 claves de Afganistán y el Gobierno talibán: los expertos responden

Analizamos con dos expertos en RRII qué supone el nuevo Gobierno de los talibanes para el pueblo afgano, qué llevó al país a esta caída y los intereses internacionales en el país, entre otros temas

por Rodrigo Isasi Arce

A Afganistán se le conoce popularmente como el «cementerio de imperios». El Imperio Británico intentó conquistar el país y fracasó. Lo mismo le pasó a la Unión Soviética y ahora, tras 20 años en el país, las tropas occidentales han abandonado Afganistán y los talibanes han vuelto al poder. Y es que no se trata solo de derrotar a los talibanes, se trata de asegurar y controlar el país a lo largo del tiempo, y tiempo es lo que siempre han tenido los talibanes. Es verdad que ahora los talibanes venden un Emirato más moderno, diferente al que tuvieron desde 1996 y hasta 2001, pero todavía está por ver si volverán a sus crueles prácticas del pasado, como acabar casi por completo con las libertades de las mujeres o llevar a cabo ejecuciones, lapidaciones y castigos físicos.

En una mesa redonda analizamos con dos expertos en RRII y Afganistán qué supone el nuevo Gobierno de los talibanes para el pueblo afgano, qué llevó al país a esta caída y por qué fue tan rápida, la situación de las mujeres afganas, los intereses internacionales en el país o la labor de nuestras Fuerzas Armadas en Afganistán, entre otros temas.

Los expertos

Hamed Wahdat Ahmadzada, exdiplomático afgano en España y Gestor de Proyectos Internacionales en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Cuando en septiembre de 1996 los talibán entraron en la ciudad de Kabul con el objetivo de instaurar un emirato islámico que duró más de cinco años, Hamed tenía 16 años.

Luis de la Corte Ibáñez es profesor Titular de Psicología Social de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) e investigador sobre seguridad, geoestrategia, Inteligencia y Psicología social, entre otros temas. Especialista en Terrorismo y Crimen Organizado y autor de numerosos libros y artículos tanto científicos como de opinión, es también director del área de Estudios Estratégicos e Inteligencia del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad de la UAM.

ContexTO | 7 claves de Afganistan y el Gobierno talibán: los expertos responden 2

1- ¿Por qué ha sido tan rápida la caída del Gobierno afgano?

|Luis De la Corte| La situación de Afganistán era de progresivo deterioro desde hace por lo menos cinco o seis años y las capacidades de los talibanes habían ido progresando incesantemente desde 2005. Lo que más ha sorprendido de la rapidez de este desenlace es que no se ha ajustado, en principio, a lo que los servicios de inteligencia estimaban que iba a durar la resistencia de las fuerzas regulares.

Da la impresión de que las estimaciones de los servicios de inteligencia se han hecho teniendo en cuenta algunos factores y subestimando otros. Se ha tenido en cuenta, principalmente, cuál era el nivel de capacidades militares de los que disponían las fuerzas regulares afganas, algo que conocía bien Estados Unidos, esas capacidades eran bastante superiores a las de los talibanes pero la ejecución depende siempre de la combinación entre capacidades y motivación, y la motivación del Ejército regular afgano era muy baja, cuando la mayoría de las tropas estadounidenses ya habían regresado para combatir en una batalla que ya se sabía que se iba a perder. El Ejército estaba desmoralizado y, a su juicio, había quedado totalmente desasistidos ante un enfrentamiento en el que iban a perder.

Fue tan rápido porque a los talibanes no se les plantó batalla y las principales capitales de provincia se rindieron y los talibanes acabaron tomando el poder en tres días. Esto no es seguro, no es una evidencia, pero cabe suponer que esa rendición estuviera pactada de antemano. Otra hipótesis es que la comunicación entre el Gobierno afgano y Estados Unidos era muy escasa durante los últimos meses.

|Hamed Ahmadzada| Estaba claro que el status quo de los últimos cinco años iba a cambiar y los talibanes iban a tener mayor presencia sobre el terreno e iban a adelantar posiciones. Se vio también cuando se legitimó a los talibán, con los acuerdos de Doha de 2018, eso les dio un impulso moral y regional muy grande y eso influyó en el Gobierno y en las Fuerzas Armadas de Afganistán. Un factor importante es que ha faltado lealtad política. El Gobierno venía arrastrando un enfrentamiento interno entre diferentes grupos –los a veces llamados «señores de la guerra»—, y el cálculo del Gobierno era que estos grupos podrían haber detenido el avance talibán en algunas regiones, pero luego esas lealtades no fueron lo que parecía. El gran responsable de lo que está pasando actualmente es el Gobierno afgano, que se creyó que los pactos se iban a respetar.

Otra clave es que esta vez los talibanes no han cometido el error de comenzar por el sur, como hicieron en 1996 y que dio tiempo a las fuerzas antitalibanes a unirse y a crear una defensa más solida.

ContexTO | 7 claves de Afganistan y el Gobierno talibán: los expertos responden 1

2- ¿Qué papel ha jugado y va a jugar Paquistán?

|Luis De la Corte| Paquistán tiene una posición que no ha cambiado en esencia en los últimos 25 años. Su obsesión con India por los sucesivos conflictos que han tenido han determinado su planteamiento geoestratégico de base, que siempre ha sido que Afganistán fuera su patio trasero, un país que les diera profundidad estratégica, para que en una situación de conflicto con India pudieran retirarse hacia Afganistán y para que India no pudiera actuar desde allí.

La actitud desde 2001 de los diferentes gobiernos paquistaníes siempre ha sido la misma: la intervención de 2001 fue una acción ilegítima que expulsó a un Gobierno, el de los talibanes, que consideraban legítimo. A partir de 2007, cuando surgió una facción talibán en Paquistán, desarrollaron ese discurso de que hay talibanes buenos, los afganos, y malos, los paquistaníes.

Paquistán siempre ha estado allí como un apoyo y como un mediador con los talibanes y otros actores internacionales y siempre ha jugado con fuego, apoyando a actores extremistas.

|Hamed Ahmadzada| Hay que debatir sobre Paquistán en el Afganistán 3.0, porque Paquistán tiene mucha influencia en Afganistán, una influencia que ha ido cultivando a lo largo de los años. Ojalá no cometan el mismo error que han cometido otras veces, de exagerar esa influencia que al final no puedan controlar. Hay sucesos muy simbólicos en este primer mes de la toma de poder de los talibanes, como que el primer avión militar de ayuda humanitaria que llegó a Kabul fue de Paquistán.

Otra cuestión es que, hasta ahora, el monopolio de representar a los talibanes lo tenía Paquistán, pero ahora sí que hay más competencia.

3- ¿Los talibanes han cambiado de verdad o es pura propaganda para conseguir el apoyo internacional?

|Hamed Ahmadzada| No hay que creer a los talibanes. Yo viví en primera persona el Emirato Islámico 1.0, de 1996 a 2001, estaba en Kabul entonces y viví las primeras promesas de los talibanes y la esperanza del pueblo de que tras cinco años de muyahidines había llegado un grupo más unido, los talibanes, y que a lo mejor así dejaban de matarnos. Lo que pasó entonces es que, si el país y el pueblo ya estaba destruido físicamente, los talibanes comenzaron a aniquilarnos mentalmente. No nos dejaban tener ningún derecho. En la universidad solo podíamos ir los hombres y cada vez nos fueron quitando más libertades e imponiendo medidas como llevar turbante o estudiar asignaturas de religión islámica. En esa época éramos como cadáveres, nos despertábamos todas las mañanas pero no teníamos esperanza, no teníamos ganas de vivir y no veíamos luz por ningún lado.

|Luis De la Corte| Uno de los cambios que han tenido los talibanes es que son conscientes de la importancia de cuidar la imagen pública cuando todos los focos están puestos sobre ellos, pero saben que en unas semanas Afganistán ya dejará de estar en el foco mediático. La cuestión es qué pasara entonces, cuando se apaguen las luces. Ahí es cuando se podrá comprobar si cumplen con sus promesas, aunque ya hay indicios de que no lo van a hacer. Los talibanes cumplirán aquello que sea coherente con sus intereses, con su proyecto de reislamizar Afganistán.

Es verdad que va a haber un relevo generacional de los líderes talibanes en los próximos años, pero es una generación que ha sido educada solo para la guerra, por lo que poner el país en manos de esas persona, es un cóctel explosivo.

4- ¿Las mujeres vuelven a ser uno de los colectivos más vulnerables en este Emirato 2.0? ¿Debemos confiar en las promesas de los talibanes?

|Hamed Ahmadzada| Del movimiento talibán se puede esperar lo peor. En Afganistán las mujeres constantemente han sufrido desde hace 40 años. En los últimos 20 años nuestra generación y la anterior hemos trabajado en empoderar a las mujeres y es lamentable la situación en la que estamos. La esperanza que tengo es que esas mujeres que han tenido la oportunidad de estudiar, de tener libertades, no den su brazo a torcer. Mientras haya una ventana al exterior, esa presión de medios de comunicación, hay esperanza. Si eso acaba, los talibanes volverán a hacer lo que les de la gana. La lucha obligatoria por empoderar a las mujeres es una lucha que tenemos que llevar adelante las afganas y los afganos estén o no estén los talibanes.

|Luis De la Corte| La vuelta a la Sharía, tal y como ellos la entienden, está asegurada, y eso supone que las mujeres van a ser ciudadanas de segunda, van a volver a una situación dramática de inseguridad permanente, de subordinación a los hombres y de vigilancia a sus costumbres, vestimenta, etc…

5- ¿Qué países podrían reconocer al Gobierno talibán y cuáles son los intereses internacionales en Afganistán?

|Luis De la Corte| Hay candidatos muy claros que podrían reconocer el Gobierno talibán: Catar, Paquistán, Rusia, China e incluso podría ser Turquía. El dilema que hay es si debemos continuar con las ayudas internacionales a los talibán, porque si no lo hacemos, la situación económica del país va a empeorar aún mucho más y entonces estará en la responsabilidad de la comunidad internacional no haber contribuido a mejorar esa situación. Los talibanes van a utilizar el argumento de que si no se les apoya va a haber una guerra civil y que hay grupos más extremistas que ellos.

Cuando China o Rusia dicen que también quieren un Gobierno más inclusivo en Afganistán, no les creo. Ellos también utilizan el discurso como cualquier actor político para tratar de presionar a los talibanes para que los talibanes hagan lo que les interesa, pero no han demostrado en los últimos años ningún interés por si en los países hay o no hay pluralismo político. China no es un país con pluralismo político, es justo lo contrario. Lo que les interesa es un Afganistán estable, pero para ellos un Afganistán estable, no tiene por qué ser un Afganistán con un régimen pluralista.

|Hamed Ahmadzada| En un primer momento, todos pensábamos que países como Paquistán, Catar, China o Uzbekistán iban a reconocer a los talibanes, pero creo que eso se puede retrasar.

A China le interesa una estabilidad dentro de Afganistán para poder desarrollar sus políticas alrededor de Afganistán.

Ni a Rusia ni a China, ni siquiera a Catar les interesa un gobierno democrático plural, la pluralidad está en tener representados a esos proxis, a esas figuras que han apoyado durante muchos años y tenerlos reflejados allí para sus propios intereses. No una pluralidad democrática de partidos políticos, porque los partidos que esas personas representan tampoco son partidos democráticos, pero sí figuras que han sido apoyadas por parte de Turquía, por parte de Rusia, por parte de los países de Asia Central y Paquistán y todo los demás tienen que verse reflejado en ese futuro.

6- ¿Puede volver a haber un gran resurgimiento del terrorismo?

|Luis De la Corte| En términos generales, que nadie dude de que esta situación actual en Afganistán va a potenciar el terrorismo yihadista en el mundo. Eso alimenta el relato yihadista, siempre lo ha alimentado. Muchos actores responsables de las organizaciones que forman parte del movimiento yihadista global se van a ver influidos. El simbolismo de los acontecimientos de este mes de agosto para ese mundo radical es difícil de exagerar. Se ha derrotado a Estados Unidos, se ha derrotado a la Comunidad Internacional como antes se había derrotado a la que fue una de las dos superpotencias de la Guerra Fría. Eso alimentó, por ejemplo, la constitución y el desarrollo de Al-Qaeda.

Este terrorismo, esa violencia, en términos generales, se cobra la inmensa mayoría de sus víctimas en países musulmanes y a nosotros nos salpica porque, de una u otra manera, interesa atentar contra Occidente en ciertos momentos porque eso transmite, proyecta una imagen de poder, exagera la atribución de poder que hacemos a estos grupos y, en otros casos, también interesa porque atentar contra Occidente puede cambiar las políticas de Occidente respecto a los países donde estas organizaciones quieren hacerse con el poder.

7- ¿Han servido para algo estos 20 años de trabajo de las Fuerzas Armadas Españolas en Afganistán?

|Luis De la Corte| La labor que han hecho las tropas españolas en Afganistán ha sido muy meritoria. No diría nunca que ayudar a un pueblo a desarrollarse, a aumentar su grado de libertad y a tener un futuro más esperanzador, no ha servido para nada. Es verdad que el trabajo de las topas internacionales no ha dado el resultado final que fuera deseable. Principalmente las misiones en las que han participado países de la UE durante los últimos años han sido de formación y adiestramiento a las fuerzas armadas de los países donde se han desarrollado. La Unión Europea tiene que hacer una reflexión muy seria, sin hacerse trampas al solitario, sobre si esas misiones de adiestramiento han tenido éxito o no. Probablemente esas misiones no son suficientes y el componente civil y de inteligencia que acompañe a esas misiones debe ser mayor.

La función fundamental de un ejército es combatir, no ser una ONG, y para ello debe tener el apoyo político y la comprensión pública. En Afganistán nunca se hizo la guerra total frente a los talibanes.

|Hamed Ahmadzada| Creo que hay que agradecer al pueblo español comprometer esas tropas al servicio de Afganistán, porque es un gran sacrificio económico. Las limitaciones que tuvieron las tropas internacionales fueron muchísimas y no pudieron llevar a cabo todas sus tareas, más aún en un escenario tan complicado como Afganistán, pero esas tropas llevaron esperanza, ayudaron al desarrollo y crearon unas relaciones muy profundas con los locales. El objetivo no se ha cumplido, pero eso no quita que no se haya hecho una gran labor. De conflictos como el de Afganistán hay que aprender que cuando se interviene hay que hacerlo con una vista a largo plazo y no cortoplacista.

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.