Greta Thunberg, la joven activista que se ha convertido en un icono mundial contra el cambio climático
Foto: Markus Schreiber

Energía y medioambiente

Greta Thunberg, la joven activista que se ha convertido en un icono mundial contra el cambio climático

Hay un viejo mantra que asegura que los jóvenes no tienen referentes, pero Greta Thunberg está llamada a contradecirlo. Greta tiene 16 años y es un icono global del activismo contra algo que nos afecta a todos: el cambio climático.

por Cecilia de la Serna

Por qué esto es importante: el cambio climático es una de las principales amenazas a nivel global. Mientras que algunas acciones políticas como el Acuerdo de París parecen pasar desapercibidos –países como Estados Unidos se han salido de él–, los jóvenes de la Generación Z están tomando las calles para reclamar un futuro mejor en lo medioambiental.

Esta adolescente sueca, hija de una conocida cantante de ópera de su país, cambió el rumbo de su vida –por querer cambiar el de las nuestras– hace apenas unos meses, cuando un día decidió actuar para parar el cambio climático. Era un cálido día de agosto, cuando se puso, ella sola, de huelga estudiantil. Su principal motivación fueron los voraces incendios forestales que asolaron buena parte de las zonas rurales de Suecia en el pasado verano, sin duda provocados por una fuerte ola de calor sin precedentes en el país escandinavo.

Aquella primera huelga la mantuvo hasta las elecciones generales suecas, celebradas el 9 de septiembre de 2018 y que tuvo como principal vencedor al Partido Socialdemócrata de Stefan Löfven, primer ministro de Suecia desde 2014. Su principal demanda era que el Gobierno de su país redujera las emisiones de carbono a partir de lo establecido en el Acuerdo de París. Para que eso ocurriera, decidió protestar sentándose en las afueras del Riksdag –el Parlamento sueco– todos los días durante la jornada escolar, junto con un cartel que decía, en sueco, “huelga escolar por el clima”.

 

Greta Thunberg, la joven activista que se ha convertido en un icono mundial contra el cambio climático 1

Greta Thunberg posa frente al Parlamento sueco en una de sus acciones contra el cambio climático. | Foto: Anders Hellberg

 

Un gesto a priori pequeño que, de manera inesperada, ha traspasado las fronteras suecas para hacer de éste un movimiento global. Su imagen, que ha dado la vuelta al mundo, ha inspirado a otros miles de jóvenes de su generación. No es de extrañar: la Generación Z, a la que pertenece Greta, es la más comprometida de la historia en temas como el cambio climático.

Aunque al principio su lucha era solitaria, esa huelga logró llamar la atención de la prensa, incluida la internacional. «Estoy protestando por el cambio climático porque a nadie parece importarle lo que está ocurriendo. Nadie parece estar haciendo algo», le dijo Thunberg a la BBC en ese momento, después de que más de 20.000 hectáreas fueran arrasadas por el fuego en su país. Su protesta sirvió así de ejemplo para jóvenes de todo el mundo, que se han ido sumando a sus reivindicaciones.

Dicho ejemplo se ha plasmado en sucesivas reivindicaciones en grandes plazas europeas, como Bruselas o Berlín, y en otros tantos lugares. En enero de este año, miles de estudiantes marcharon en la capital alemana para exigir más medidas para evitar el calentamiento global. En esa misma semana, 12.000 adolescentes se movilizaron en la capital belga, sede del Parlamento y la Comisión europeos, para exigir lo mismo. El modelo de protesta basado en hacer huelga cada viernes se ha implantado ya en medio mundo. Hasta 270 ciudades se han sumado. Todo gracias a una mecha que prendieron los fuegos pero también la indignación de una sola joven, Greta Thunberg, quien aseguraba recientemente en una entrevista a New York Times que nunca pensó que «esto se iba a convertir en algo tan grande. Ahora está en los cinco continentes. Es increíble».

 

Greta Thunberg, la joven activista que se ha convertido en un icono mundial contra el cambio climático 2

Imagen de una de las recientes protestas estudiantiles contra el cambio climático en Bruselas. | Foto: Francisco Seco | AP

 

De Estocolmo a la ONU pasando por Davos

El del cambio climático es el problema medioambiental, aunque también político, global por antonomasia. Por eso, la lucha de Greta Thunberg no tenía sentido con un punto de vista local. Del Parlamento sueco pasó a otros escenarios con un altavoz más potente. En diciembre de 2018 fue una de las invitadas de honor de la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas en Katowice, Polonia.

Tras presentarse ante los asistentes, Greta aseguró hablar “en nombre de la justicia climática”. “Si algunos niños han copado portadas en todo el mundo simplemente por no asistir a la escuela, imaginad qué podríamos hacer todos juntos si realmente quisiéramos”, continuó en un discurso que se hizo viral por la dureza con la que se dirigió a los líderes políticos en aquella ocasión. “Solo habláis de progresar con las mismas malas ideas que nos han metido en este desastre”, dijo, asegurando que “nuestra civilización está siendo sacrificada para que unos pocos tengan la oportunidad de seguir ganando grandes cantidades de dinero”. “Decís que amáis a vuestros hijos sobre todas las cosas, y sin embargo les robáis su futuro”, sentenció.

 

 

Después de Katowice, llegó a Davos, la pequeña ciudad suiza que cada año se convierte en sede del Foro Económico Mundial. Allí, con 16 años recién cumplidos se dirigió a los principales líderes políticos y agentes sociales a los que dio un importante repaso. “Estoy aquí para decir que nuestra casa está en llamas”, empezó.

 

Greta Thunberg, la joven activista que se ha convertido en un icono mundial contra el cambio climático 3

Greta Thunberg durante su intervención en Davos. | Foto: Markus Schreiber | AP

 

“Resolver la crisis climática es el desafío más grande y complejo que el homo sapiens ha enfrentado”, apuntando que la solución es tan simple que “hasta un niño pequeño puede entenderla: debemos parar las emisiones de gases de efecto invernadero”. Ante el discurso que asegura que parar el cambio climático es un favor hacia los más jóvenes para darles esperanza, Greta tenía un mensaje claro: “no quiero tu esperanza, quiero que entres en pánico”. Acusando la pasividad de los políticos, algunos no conscientes de la urgencia de esta crisis, otros directamente ignorantes de que exista siquiera una crisis –como Donald Trump–, rogó: “Quiero que actuéis como si nuestra casa estuviera en llamas. Porque lo está”.