La unión hace la fuerza: el caso de éxito de Todostuslibros.com
Foto: Rudy Issa| Unsplash

Cultura

La unión hace la fuerza: el caso de éxito de Todostuslibros.com

La página ha evolucionado de buscador de libros a 'alternativa' literaria a Amazon y crece a velocidad de crucero: ya supera los 100.000 usuarios registrados

por Jorge Raya Pons

Esta historia comienza en 2011—como tantas otras, pero esta es la que viene al caso—: unos cuantos libreros se dieron cuenta de que no vendría mal una página donde los lectores pudieran encontrar los libros que buscan, saber dónde están. Durante años eso hicimos: entramos en Todostuslibros.com, pinchamos sobre el buscador, tecleamos el título, el autor, la editorial, le dimos al enter, vimos en un mapa las flechas de ubicación sobre las librerías. Luego, a escoger: que si Tipos Infames, que si Alberti, que si Amapolas. Cada uno, la suya.

Al tiempo, Amazon se abría paso con modales de apisonadora; el escenario requirió de ingenio, de algo más que romanticismo; a fin de cuentas, ¿cómo se compite con una empresa que te deja el libro, el armario, el satisfyer, en la puerta de casa, tal vez ese mismo día, con la comodidad de un clic?

Hace dos años, en el congreso que celebraron en Sevilla los libreros independientes —que son los de tu calle y los de toda la vida—, se puso en firme que con el actual Todostuslibros —actual entonces— no bastaba, había que darle un añadido. Así que acordaron las bases de lo que presentaron este noviembre: una plataforma que localiza los libros, porque esa es su naturaleza; pero también una comunidad de lectores, un punto de encuentro de libreros y editores y, aquí la novedad, una tienda donde reservar o comprar libros. Como Amazon, salvo porque detrás está tu recomendador, tu vecino, tu amigo —Lola, Álvaro, Tomás—, y no hay nada más que libros, que no es poco.

«No imaginábamos que fuera posible un arranque tan bueno»

«Conozco Todostuslibros como herramienta de búsqueda de fondos editoriales desde hace años, y creo que he sido uno de los editores que de un modo más explícito ha defendido la transformación de esta página en una alternativa de comercio electrónico», cuenta Enrique Redel, editor de Impedimenta. «Los escollos eran muchos: las diferencias a nivel tecnológico entre los asociados, lo reacias que eran algunas librerías a compartir estrategias comerciales con otros miembros de la red librera, y también los problemas logísticos derivados de una plataforma de venta que te exija resultados que sean lo suficientemente brillantes como para competir con los líderes del comercio electrónico».

El proyecto que Cegal (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros) puso en pie, pese a quienes fruncían el ceño, es un proyecto de éxito: la plataforma tenía el 4 de noviembre menos de 30.000 usuarios registrados; el 18 de diciembre, de acuerdo con el último recuento, son más de 125.000. Y esto no para. Han dado el salto. «¡Ha sido fantástico!», celebra Álvaro Manso, portavoz de Cegal y propietario de una librería burgalesa que se remonta a tres generaciones: Luz y Vida. «No imaginábamos que fuera posible un arranque tan bueno. Viene mogollón de gente a decirte que ha visto lo que tienes porque lo ha consultado en Todostuslibros, y tiene pinta de seguir creciendo. Te sientas al ordenador por la mañana y ves que te han entrado unos cuantos pedidos, todos los días. Y en todos los sitios. No es una cosa personal, es de todos. Va muy bien». Lo saben cada vez más libreros de barrio, que llaman a la puerta para unirse al equipo, que asumen como propia la visión de conjunto; una visión de conjunto que se expresa, también, en sus cheques regalo de Navidad, canjeables en cualquier librería de la red.

No hay nadie en la sombra sufragando Todostuslibros —ninguna multinacional, ningún fondo, ningún coloso—, ellos son las patas, el asiento y el respaldo y esa es su grandeza, según Manso. «Tiene un coste para cada librería; al menos en este comienzo, que requiere un desarrollo», detalla. «Igual que aportamos unas cuotas a Cegal, aportamos una cuota anual a la plataforma. ¡Es la manera de que sea independiente! Eso me parece fundamental. Buscamos que no haya intermediarios y ese ha sido un acierto desde el principio: es la forma de mantenerse».

En un año para el pesimismo, sin Feria del Libro y sin Sant Jordi, con meses de persianas bajadas y más motivos para la tristeza que de costumbre, el sector del libro ha salvado los muebles: la cuarentena provocó una caída de la facturación del 60% respecto al año anterior; pero la fidelidad de los lectores, y ahora la campaña navideña, pueden reparar el descosido. Tanto es así que el Gremio de Editores de Cataluña estima que se puede igualar la facturación de 2019. «Tenemos un comercio con una relación muy diferente con los clientes», sonríe Manso. «Independientemente de que la gente se leyera durante el confinamiento lo que tenía en casa, volvió con vocación. Se ha notado mucho y ha sido continuo. Pensábamos que sería una reacción, pero no. El que compraba dos o tres libros al mes ahora compra el doble. La relación librero-lector es diferente, es personal. Hay contacto y el cliente suele ser más habitual que esporádico».

La unión hace la fuerza: el caso de éxito de Todostuslibros.com 1

La librería Luz y Vida, en Burgos.

Y ahora ¿qué?

El salto de Todostuslibros —no lo hemos dicho, pero llegó en otoño porque lo desaconsejó la primavera— tiene unos cuantos retos por delante. Redel enumera los fundamentales: «Creo que uno es que la gente conozca la página. Otro sería lograr hacer sencilla y rápida la venta final. El en un solo clic de Amazon parece imbatible, pero las librerías independientes tienen a su favor que cuentan con la simpatía y la solidaridad de muchos lectores (al final es como tu librería del barrio a golpe de clic). Creo que las librerías deberían estar a la altura de la confianza que le muestran lectores y editores. E intentar mejorar aún más si cabe la experiencia de usuario, que hay casi que ganarse día a día. Siempre nos contarán entre los entusiastas de la página».

La capacidad para la distribución de Amazon no tiene igual; al menos, todavía. Todostuslibros garantiza que el libro esté en un máximo de 48 horas en tu casa, si así lo deseas. El coste, eso sí, dobla los dos euros que cobra la multinacional si no eres suscriptor premium —a lo que se añade que Amazon aplica por decreto la máxima rebaja admitida al libro por ley—. Con todo, el Ministerio de Cultura y Correos acaban de anunciar un convenio para apoyar a las «librerías de proximidad» en su desarrollo tecnológico y en los desafíos logísticos. Está por ver cuál será su impacto.

Manso, mientras tanto, hace recuento de las ambiciones de la plataforma. «Queremos crecer como comunidad. Definir o afinar el proceso de comprar. Mejorar algunas cosas. Queremos crecer en el intercambio, usar estanterías como elementos de recomendación y promoción. Todavía no le estamos sacando el jugo que le podemos sacar. Todo eso, sumado a la cantidad de gente que se quiere unir porque se está dando cuenta de cómo funciona, puede darle otro volumen. Más puntos de venta, más fondos. Eso significa crecimiento. Hay mucho trabajo por delante, sí. Pero la cosa anima a seguir».

Jorge Raya Pons

Castellón de la Plana, 1992. Vive en Madrid y es responsable de Cultura en The Objective. Anteriormente trabajó en El Mundo y Expansión. Un día aspiró a ser futbolista profesional. No cayó esa breva.