The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Un guardia civil asegura que el teniente herido en Alsasua tenía "golpes por todos los lados"

Redacción TO
Última actualización: 19 Abr 2018, 12:29 pm CET
Foto: ALVARO BARRIENTOS | AP

El guardia civil que acudió al hospital a tomar declaración a los dos agentes y sus parejas poco después de ser agredidos en Alsasua (Navarra) ha relatado este jueves que el teniente herido tenía “golpes por todos los lados” y que las cuatro víctimas le dijeron: “Han venido a por nosotros“.

La cuarta jornada del juicio contra los ocho presuntos agresores de los guardias civiles en la madrugada del 15 de octubre de 2016 ha comenzado con la declaración de un miembro de la Policía Judicial del instituto armado que acudió al hospital tras los hechos. El agente ha descrito lo que se encontró a su llegada al centro sanitario ese mismo sábado pasadas las cinco de la mañana. “Estaban súper nerviosos, con un clima de tensión bastante alto”, ha dicho refiriéndose al sargento y a las dos mujeres, a las que vio en primer lugar en el hospital y que le dijeron “claramente” que habían ido a por ellos.

Después fue a ver al teniente, el que recibió las heridas más graves y que se quejaba de que “le dolía muchísimo el pie”. “Tenía golpes por todos los lados y dijo lo mismo: ‘han venido a por nosotros'”, al tiempo que identificó a Jokin Unamuno como uno de los agresores. “Ha sido el tal Jokin que ha entrado directamente, sabemos quiénes son pero no sabemos cómo se llamaban excepto el tal Jokin”, dijo el teniente al agente, según el relato de éste. Luego, el miembro de la Policía Judicial le enseñó fotos para que reconociera a los agresores y fue identificándolos uno a uno, ha dicho.

También ha declarado otra guardia civil llamada, en este caso, por la defensa de los acusados, que elaboró los reconocimientos fotográficos del sargento y las dos mujeres agredidas. A preguntas de los abogados de los encausados, ha indicado que se les enseñaron quince folios con fotografías que fueron elegidas por el servicio de información.

¿Había interés policial en que se identificase a determinadas personas?“, le ha preguntado uno de los letrados. La interrogada ha respondido que no existió “ningún interés policial” y ha defendido la manera en que se hicieron los reconocimientos, reportando sólo las identificaciones positivas y no las negativas.

 

Una semana de juicios

En anteriores jornadas del juicio, los ocho jóvenes acusados de la agresión han negado su participación en el ataque y también han rechazado que dirigieran o integraran un colectivo del entorno de ETA para expulsar a las Fuerzas de Seguridad del Estado del País Vasco y Navarra. Los acusados, siete de ellos de entre 21 y 24 años de edad y un octavo de 31, se enfrentan a penas de entre 12 y 62 años de prisión por lesiones y amenazas terroristas, y se negaron a contestar al fiscal y a los letrados de las acusaciones, entre las que se encuentra el Colectivo de Víctimas del Terrorismo. La Fiscalía considera que hubo un delito de terrorismo al vincular la actuación de los acusados con el colectivo “Ospa!” (¡Fuera!) y las campañas Alde Hemendik (Fuera de aquí) creadas por el entorno de ETA para expulsar a las fuerzas de seguridad estatales.

Por su parte, el teniente y el sargento de la Guardia Civil que fueron agredidos describieron durante sus declaraciones en el juicio el “calvario terrible” que sufrieron y aseguraron que temieron por su vida. Entre los testigos que han declarado ya, el dueño y una camarera del bar de Alsasua donde agredieron a dos guardias civiles y sus parejas aseguraron que no vieron la agresión ni dentro ni fuera del establecimiento y que se encontraron al teniente tendido en el suelo al llegar. Los policías forales que acudieron al bar tras la agresión indicaron que vieron “claramente que fue una paliza y ya está”.