The Objective
Publicidad
Internacional

Australia declara el estado de emergencia tras las inundaciones en el este del país

Australia declara el estado de emergencia tras las inundaciones en el este del país

Varios vecinos sortean las inundaciones del este del país. | Reuters

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha declarado el estado de emergencia nacional a causa de las inundaciones que asolan la costa este del país. Por el momento, esta situación ha costado 21 vidas y ha dejado varios millones de euros en daños materiales.

Esta es la primera vez que el país declara la emergencia nacional a raíz de una catástrofe natural, legislada en 2020 tras una serie de devastadores incendios, «por el severo temporal y las inundaciones en (las regiones de) Nueva Gales del Sur y Queensland«, ha explicado Morrison en una rueda de prensa.

Morrison ha acudido a la localidad de Lismore, una de las más afectadas por la catástrofe y situada a unos 600 kilómetros al norte de Sídney, donde fue recibido por un grupo de manifestantes que se quejaron sobre la lenta respuesta de las autoridades.

Esta declaración (que deberá contar con el visto bueno protocolar del gobernador general australiano, David Hurley) permitirá que las autoridades australianas usen poderes especiales de emergencia para acceder con mayor rapidez a los recursos disponibles con el objetivo de ayudar a las zonas devastadas por la catástrofe.

Ayudas financieras para los afectados

Desde hace dos semanas, la costa este de Australia ha registrado lluvias torrenciales que han provocado inundaciones y peligrosas riadas, que se han cobrado la vida de ocho personas en Nueva Gales del Sur y trece en Queensland.

Morrison, quien ha anunciado más ayudas financieras y la extensión de subsidios para los damnificados, ha recalcado que entiende el descontento y las protestas realizadas por varios habitantes de Lismore porque han tenido que afrontar un evento que sucede «una vez cada quinientos años«.

Entretanto, en Sídney varias localidades del oeste de la urbe siguen hoy a merced de las inundaciones, mientras que los residentes de las playas del norte se recuperan de las fortísimas trombas de agua que invadían ayer como ríos las calles y carreteras y los posteriores corrimientos de tierra.

Durante la presente jornada se esperan vientos de hasta 90 kilómetros en Sídney, lo que podrían causar el derribo de árboles en esta metrópolis, en donde han caído 900 milímetros de lluvia desde principios del año, el mayor volumen desde la década de 1950.

El Gobierno de Australia, que ha pagado subvenciones por desastre a unas 330.000 personas afectadas por las inundaciones, ha desplegado unos 4.400 soldados en Nueva Gales del Sur y Queensland para realizar tareas de limpieza y reconstrucción, según fuentes militares. 

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D