The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

República Democrática del Congo

El brote de ébola del Congo, declarado emergencia internacional, según la OMS

Foto: JOHN WESSELS | AFP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC) se ha convertido en una emergencia sanitaria de alcance internacional, pero ha pedido que ninguno de los países vecinos cierre su frontera porque no considera que sea necesario, además de que podría favorecer a la propagación del virus si los habitantes intentan huir.  Esta decisión ha sido tomada por recomendación del Comité de Emergencias de la OMS.

El primer caso confirmado de ébola se ha detectado en la ciudad de Goma, capital de la provincia de Kivu Norte, localizada a 350 kilómetros de lo que, hasta ahora, es el epicentro de este brote y a escasos 20 kilómetros de la frontera con Ruanda, según fuentes de Efe.

La OMS ha aclarado que no recomienda ninguna restricción de viajes o comercio con la RDC porque en lugar de ayudar a la contención del virus, esto tendría un impacto negativo puesto que esto afectaría a la economía del país y sería contraproducente.

"Los miembros del Comité han subrayado la necesidad de proteger los medios de subsistencia de la gente más afectada por este brote manteniendo las rutas de transporte y las fronteras abiertas", ha explicado en una rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El presidente del grupo de científicos, Robert Steffen, ha insistido en que todos deben seguir la recomendación conforme se ha emitido y que los países no deben utilizar esta declaración de emergencia como una excusa para imponer limitaciones de comercio o viajes. Sumándose a ese llamamiento, Tedros ha invocado que la medida tampoco debe ser razón para "estigmatizar y penalizar a tanta gente que lo que necesita es que la ayudemos".

Este brote de ébola, declarado hace un año, se ha convertido en el segundo más grave de la historia, tras el que tuvo lugar en África occidental en 2013-2016 y que causó más de 11.300 muertos. Entre los infectados ha habido 136 trabajadores sanitarios y 40 de ellos han fallecido.

Confinado a la RDC, el ébola ha vuelto a mostrar su peligrosidad, ya que de los 2.512 enfermos han muerto 1.676, un balance provisional pero que da una idea de lo que podría ocurrir si el virus se propagara en Goma, una ciudad mucho más grande -de un millón de habitantes- que cualquiera de las afectadas hasta el momento.

Durante la evaluación que ha realizado el Comité de Emergencias se ha tenido en cuenta, no sólo el caso del pastor evangélico que llegó a Goma contaminado y que murió allí, sino también el hecho de que se ha notado un ligero aumento de casos en Butemo y Mabalako, mientras que el núcleo del brote se ha movido de Mabalako a Beni, todas ellas localidades de la provincia de Kivu Norte.

Steffen ha comentado que, entre los factores que están afectando la evolución del brote, está el rechazo de una parte de la población a colaborar con las tareas de prevención y control debido a la desconfianza y el conflicto armado que azota la región.

La OMS ha reiterado que en la RDC y Uganda, donde hubo tres casos relacionados entre sí y que no se replicaron, se ha actuado en todo momento con total transparencia y que por tanto todos deben mantener "una política de puertas abiertas" hacia ellos.

La reacción al único caso en Goma se puso en marcha en 72 horas, con la identificación y localización de los contactos del hombre infectado, la vacunación de 75 de ellos, mientras que personas que pudieron estar cerca de él y miembros de su familia están bajo supervisión.

Mientras tanto, 15.000 personas son controladas a diario para detectar cualquier caso sospechoso en el punto de frontera entre Goma y Ruanda