The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

República Democrática del Congo

El ébola ha causado más de 1.200 muertes en República Democrática del Congo desde agosto

The Objective
Última actualización: 20 May 2019, 1:17 pm CEST
Foto: Al-hadji Kudra Maliro | AP

El brote de ébola que sacude el noreste de República Democrática del Congo (RDC) ha causado 1.209 muertes y ha provocado más de 1.800 contagios desde que se declaró en agosto, según el último informe del Ministerio de Sanidad. Del total de fallecidos, 1.121 dieron positivo en las pruebas de ébola realizadas en el laboratorio y el resto se han considerado probables.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) advirtió el pasado jueves de la rápida expansión de ébola en el país, ya que pese a algunos éxitos de contención, el número de casos diarios ha ascendido de forma alarmante en las últimas semanas. "No podemos permitir que el ébola se atrinchere en las provincias de Kivu del Norte e Ituri o que se extienda a áreas urbanas donde será mucho más difícil de controlar, y tampoco podemos permitir que cruce las fronteras internacionales", ha subrayado el director de Salud y Atención de la Cruz Roja, Emanuele Capobianco.

Desde que comenzaron las vacunaciones el 8 de agosto, más de 119.600 personas han sido inoculadas, la mayoría en las ciudades de Katwa, Beni, Butembo, Mabalako y Mandima. Sin embargo, el control de la epidemia se ha visto minado por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y la inseguridad en la zona, donde operan grupos armados y milicias rebeldes que han atacado centros de atención a pacientes de ébola.

Este brote de ébola es el más letal de la historia de RDC y el segundo del mundo en cuanto a muertes y contagios; el más devastador a nivel mundial fue declarado en marzo de 2014, con casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea-Conakri, país del que se extendió a Sierra Leona y Liberia. Casi dos años después, en enero de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) proclamó el fin de esa epidemia, en la que murieron 11.300 personas y más de 28.500 fueron contagiadas.

El virus del ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90% si no es tratado a tiempo, informa Efe.