La Policía revisa las cámaras de seguridad para identificar a los culpables de la agresión homófoba en Madrid

Por: EFE

Sociedad
La Policía revisa las cámaras de seguridad para identificar a los culpables de la agresión homófoba en Madrid

La Policía Nacional prosigue la investigación para identificar a los autores de la agresión homófoba a un joven de 20 años el pasado domingo en el barrio madrileño de Malasaña, cuando ocho encapuchados grabaron con un cuchillo la palabra «maricón» en un glúteo de la víctima.

En contexto: la víctima, un joven español de 20 años, denunció que, pasadas las cinco de la tarde, ocho encapuchados le asaltaron a la carrera en el portal de su casa con insultos como «asqueroso», «come mierda» y «maricón». Posteriormente le tiraron al suelo, donde le cortaron el labio y le grabaron este último insulto homófobo con un cuchillo en el glúteo. 

Los investigadores están recopilando información y completando el atestado policial para identificar al grupo, que vestían sudaderas negras e iban encapuchados y con mascarilla, tal y como consta en la denuncia que el joven puso horas después en la Comisaría de Centro.

Según han informado a Efe fuentes policiales, en el atestado policial se incluyen fotografías de las heridas de la víctima y grabaciones de vídeos de las zonas próximas donde ocurrió. Los agentes están analizando estas pruebas, principalmente los vídeos, para identificar a los responsables.

Por el momento, la Policía no ha comunicado el lugar donde ocurrió la agresión ni sí la víctima conocía a sus agresores, con el objetivo de no entorpecer la investigación.

Por este ataque, al grupo de agresores la Policía les puede imputar un delito de odio unido a otro de lesiones.

Los colectivos de COGAM y KIF-KIF han convocado para este sábado día 11 una concentración, a las 19:00 horas, en la Puerta del Sol ante la ola de agresiones a personas LGTBI. «Nos están matando», es el lema de la protesta.

La FELGTB avisa del miedo del colectivo y pide actuar contra las agresiones

Las últimas agresiones homófobas están provocando el miedo en el colectivo LGTBI, que exige la rápida aprobación de una ley estatal que castigue hasta los actos más leves, como una increpación en la calle al grito de «maricón». «Dentro del colectivo por supuesto que hay miedo», ha dicho a Efe la vocal de delitos de odio de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Arantxa Miranda, que recuerda también el asesinato de Samuel en A Coruña. No sólo aumentan las agresiones, alerta, sino que la violencia es «extrema».

Miranda considera que igual que se actuó ante la violencia de género y se crearon unidades especializadas en los distintos cuerpos policiales, es necesario actuar ante los ataques homófobos. Según explica, en España hay 13 comunidades que sancionan incidentes de odio, pero faltan herramientas y salvo en Madrid no hay unidades especializadas.

La FELGTB reclama que se tramite ya la prometida ley estatal para garantizar los derechos de estos colectivos y «sancionar desde el nivel más bajo, hasta lo más grave».