La UE reserva 300 millones de vacunas contra la COVID-19 a una farmacéutica francesa

Sociedad

La UE reserva 300 millones de vacunas contra la COVID-19 a una farmacéutica francesa
Foto: Francois Walschaerts| AP Photo

La Comisión Europea ha cerrado este viernes las negociaciones con la farmacéutica francesa Sanofi para la adquisición de 300 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19. A pesar de este acuerdo, la institución continúa en conversaciones con otros desarrolladores de vacunas.

Por qué es importante: con este acuerdo, la Unión Europea (UE) garantiza el acceso a la vacuna a sus ciudadanos, ya que estará disponible para los 27 Estados miembros. La Comisión ha publicado un comunicado en el que la presidenta, Ursula von der Leyen, ha señalado que este acuerdo es un importante primer paso en la estrategia europea para la vacuna, y que la comisión «hace todo lo que está en su poder para asegurar que los europeos tengan acceso rápido a una vacuna segura».

Estos acuerdos se financiarán con el Instrumento de Apoyo para Emergencias, puesto en marcha a raíz de la pandemia de coronavirus con una dotación de 2.700 millones de euros del presupuesto comunitario. En el comunicado, von der Leyen ha explicado que aún no se sabe qué vacuna funcionará mejor. En este sentido, esta semana se ha conocido que la estadounidense Moderna ya había iniciado la fase 3. «Estamos comprometidos en garantizar acceso seguro a la vacuna, también para los países más vulnerables», especifica el documento.

La Comisión ha detallado que Sanofi prevé solicitar a la Agencia Europea del Medicamento autorización para comercializar su posible vacuna en junio de 2021.

Por su parte, Stella Kyriakides, la directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la UE, ha asegurado que una vacuna segura y efectiva es la mejor estrategia de salida para la crisis. Para hacer frente a la crisis económica derivada de la sanitaria, la Comisión aprobó el día 21 los llamados «acuerdos de reconstrucción», por los que España recibirá 140.000 millones de euros.

El comunicado también hace una potente referencia al resto del mundo, evidenciando la magnitud global de la crisis: «La Comisión Europea está comprometida con asegurar que cada persona que necesite una vacuna la tenga, en cualquier parte del mundo y no sólo en casa. Nadie estará seguro hasta que todo el mundo esté seguro».