The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Los guardias civiles que sirven al rey denuncian sus malas condiciones laborales

Redacción TO
Foto: Brian Snelson | Flickr

Tres asociaciones de la Guardia Civil han denunciado este viernes en un comunicado las malas condiciones laborales de los guardias civiles que trabajan destinados en la Casa del Rey, como “los turnos maratonianos” y la reducción de sus descansos a un día a la semana, entre otras cosas.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la Asociación Española de Guardias Civiles (AECG) y la Unión de Guardias Civiles (UnionCG) afirman que los agentes destinados a este servicio “ven frecuentemente lesionados sus derechos laborales”, aunque no se atreven a denunciarlo por miedo a ser cesados.

Entre “las principales quejas” de estos guardias civiles está la falta de relevos en los servicios nocturnos, lo que “imposibilita las necesidades más básicas”. A esto se suma la “realización de servicios maratonianos que imposibilitan la efectiva conciliación familiar y laboral”, unos turnos que además “sufren frecuentes modificaciones en la planificación”.

También protestan por la reducción de los descansos semanales a un único día y recuerdan que la norma contempla dos días a la semana para todos los guardias civiles.

Otra de las quejas es “la grabación continua en vídeo y audio de los puestos de trabajo, lo que supone una presión añadida a los trabajadores, y que nada de seguridad añade, pudiendo incluso vulnerar toda la normativa sobre protección de datos e intimidad de los Guardias Civiles”.

Estas, sumadas a otras críticas, han generado “un muy mal ambiente de trabajo, donde nadie puede quejarse por temor a las posibles represalias a la bajada en el informe personal que realizan los mandos a los agentes de esa unidad” o incluso “a la expulsión de la unidad”, denuncian las asociaciones.

Estas quejas se han hecho públicas después de que las asociaciones solicitaran una reunión con el mando titular de la unidad, que fue rechazada. Por tanto, afirman que “no les queda más remedio” que “poner en conocimiento de la opinión pública estos hechos, reservándonos las acciones legales que haya lugar en defensa de nuestros afiliados”.