Más de 40 años de cárcel a dos curas por violar a niños sordos

General

Más de 40 años de cárcel a dos curas por violar a niños sordos
Foto: Andres LARROVERE

Dos curas han sido condenados a más de 40 años de prisión por abuso sexual y violación a niños sordos en el Instituto de Enseñanza Próvolo, de Argentina, un caso que sacude a la Iglesia católica en el país del papa Francisco. El cura argentino Horacio Corbacho ha sido sentenciado a 45 años de cárcel y el italiano Nicola Corradi, a 42, según el fallo leído este lunes en el tribunal.

En los dos casos, se ha considerado como agravante que eran responsables de la guarda de los chicos y ministros de culto, así como el hecho de que las víctimas eran menores de edad y que convivían con sus abusadores en el internado. También fue condenado a 18 de prisión el jardinero del centro de enseñanza, Armando Gómez, por «abuso sexual con acceso carnal». Los condenados escucharon la sentencia sin pronunciar palabra.

La Justicia ha considerado 25 casos de abusos, registrados entre 2004 y 2016. Se han evaluado los testimonios de 13 víctimas tomados en cámara Gesell, en la que los niños declaran ante psicólogos sin saber que son escuchados por el juez.

Una de las víctimas que narró los abusos, Ezequiel Villalonga, actualmente de 18 años, había declarado a AFP al inicio del proceso judicial que «era muy mala la vida ahí adentro» del instituto de Próvolo. El centro fue cerrado en 2016 a raíz del escándalo. «Nosotros no aprendíamos nada, no teníamos comunicación, no sabíamos lengua de señas, escribíamos y no sabíamos qué, preguntábamos a otros compañeros y, también, nadie entendía nada», ha dicho Villalonga.

El juicio había comenzado el 5 de agosto de este año y se realizó a puertas cerradas. Las víctimas fueron niños y adolescentes entre los 4 y los 17 años de edad. Los querellantes, en su mayoría familiares, habían solicitado la pena de 50 años de cárcel para los acusados.

En un proceso abreviado el año pasado, fue condenado a 10 años de cárcel el exmonaguillo Jorge Bordón (50), quien se declaró culpable de abusos sexuales a cinco víctimas. Otro de los acusados fue considerado inimputable por ser discapacitado y haber sufrido abusos sexuales él mismo desde niño. Hay 14 imputados más repartidos en dos causas que aún no han comenzado.

La institución tenía como propósito dedicarse a la enseñanza de niños con discapacidad auditiva o trastornos del lenguaje. Siempre se la recomendaba como una de las mejores.