ETA escenifica su disolución en Cambo-les-Bains en presencia de mediadores internacionales

Mundo ethos

ETA escenifica su disolución en Cambo-les-Bains en presencia de mediadores internacionales
Foto: Vincent West| Reuters

La disolución de ETA ha recibido este viernes el aval de un grupo de personalidades políticas internacionales en un acto celebrado en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains, con la presencia de partidos políticos como el PNV, EH Bildu y Podemos, así como de sindicatos y organizaciones sociales. En el acto se ha leído la declaración de Arnaga, que certifica el fin de las actividades de la banda terrorista en varios idiomas, un texto que señala que todavía queda por analizar «la cuestión de los presos» y «la reconciliación» del pueblo vasco. Nada dice, sin embargo, de los más de 300 asesinatos que quedan por esclarecer.

«Los ciudadanos del País Vasco queremos dar las gracias a todos los que se han implicado», dice la declaración, en la que se pide «esfuerzos» a todas las partes porque «la construcción de la paz necesita de todos». El texto reconoce la labor de agentes, partidos e instituciones vascas, así como de la sociedad civil, pero envía un mensaje a los gobiernos de España y Francia para que se resuelvan «asuntos importantes, como el de los presos y las personas huidas».

La declaración se centra principalmente en el «proceso de reconciliación», que admite que advierte de que requiere «tiempo, honestidad, y generosidad». Por eso, los firmantes consideran que es necesario el diálogo, pues «la paz no es un juego de suma cero, sino un asunto de voluntad política, donde ambas partes se ponen de acuerdo para alcanzar sus objetivos de forma pacífica, a través de medios políticos y democráticos». El texto concluye manifestando la esperanza de que «una solución global, justa y duradera se alcanzará en el País Vasco.

ETA escenifica su disolución en Cambo-les-Bains en presencia de mediadores internacionales

Más de 300 periodistas esperaban ante el palacete el comienzo del acto. | Foto: Bob Edme/AP

Antes de la lectura de la declaración, varias personalidades del mundo de la política han intervenido en la puesta en escena de la disolución de la banda terrorista, anunciada oficialmente en un comunicado hecho público el jueves.  Los jardines de Villa Arnaga, un palacete construido a principios del siglo XX, ha recibido a más de 300 periodistas de diferentes nacionalidades que se agolpaban desde temprano a la espera del comienzo del acto, en el que han participado varios mediadores internacionales, y convocado por el Grupo Internacional de Contacto, liderado por el abogado sudafricano Brian Currin, elegido por la izquierda abertzale para realizar las labores de mediación para llegar al fin de ETA.

Currin, que ha destacado la falta de comunicación entre el Gobierno español y ETA, ha asegurado en su intervención ante los asistentes que no conoce un proceso de paz como este. «Cuando el Gobierno se negó a participar, la sociedad tomó el protagonismo, quería llegar a la paz», ha dicho el abogado.

Por otra parte, el alcalde de Bayona, Jean René Etchegaray, ha destacado el carácter histórico de esta jornada subrayando que el «conflicto necesita una solución democrática» y que el camino será «difícil».

También ha intervenido elexlíder del Sinn Féin Gerry Adams, que ha destacado que este es «un momento histórico». Además, ha recordado a quienes le acompañaron en el proceso irlandés y ha señalado que el proceso de paz con ETA demuestra que se puede avanzar si existe voluntad.

Las asociaciones de víctimas de ETA, ausentes de la ceremonia, han expresado su descontento por la forma en la que se ha llevado a cabo la disolución del grupo terrorista. Exigen, entre otras cosas, que ETA asuma sus responsabilidades criminales y ayude a la justicia a esclarecer 358 asesinatos sin resolver.