Satisfacción entre los líderes europeos por la derrota de la ultraderecha holandesa en las urnas

Política y conflictos

Satisfacción entre los líderes europeos por la derrota de la ultraderecha holandesa en las urnas
Foto: Olivier HosletPool| Reuters

Europa respira más tranquila este jueves tras la victoria del partido liberal del primer ministro Frank Rutte en las elecciones de Holanda del miércoles y la consiguiente derrota de la ultraderecha representada por Geert Wilders. Así se desprende de las declaraciones y reacciones realizadas por parte de los principales líderes europeos, que han coincidido en destacar la importancia que tiene para el futuro de la UE que Wilders haya obtenido unos resultados muy por debajo de lo previsto en los sondeos, de cara a las próximas convocatorias electorales en Francia y Alemania, donde el populismo antieuropeísta también está adquiriendo especial relevancia entre los ciudadanos.

Si en la noche del miércoles, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, felicitó al primer ministro de Holanda, Mark Rutte, por un triunfo electoral «contra los extremistas» y a favor de euro, antes de que se hicieran oficiales los datos de las elecciones, este jueves ha sido el presidente francés, el socialista François Hollande, quien ha felicitado a Rutte, por su «clara victoria contra el extremismo». «Los valores de apertura, de respeto de los demás y de fe en el futuro de Europa son la única respuesta verdadera a las pulsiones nacionalistas y de repliegue que sacuden el mundo», ha subrayado en un breve comunicado.

El presidente del Gobierno italiano, Paolo Gentiloni, también fue de los primeros en expresar su alegría por los resultados electorales el miércoles. A través de Twitter, se felicitó por la derrota de la derecha antieuropea, al tiempo que hizo un llamamiento para aprovechar lo ocurrido en las elecciones holandesas para alcanzar un compromiso común en torno a la Unión Europea. «No #Nexit. La derecha antiUE ha perdido las elecciones en Holanda. Compromiso común para cambiar y relanzar la Unión».

Al igual que la canciller alemana Angela Merkel, que telefoneó a Rutte y, además de felicitarle, se ofreció a trabajar con él y el nuevo gobierno que salga de las negociaciones y acuerdos que el primer ministro holandés alcance con otros partidos con representación parlamentaria. Alemania celebra en septiembre elecciones parlamentarias y Merkell espera revalidar la victoria y seguir en el gobierno, aunque las encuestas sitúan a su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), con una ventaja muy ajustada respecto a su principal rival Martin Schulz.

Schulz, miembro del Partido Socialdemócrata, también se felicitó por los resultados holandeses. «Me siento aliviado, pero debemos continuar luchando por una Europa abierta y libre», escribió en Twitter.

Sin duda, la más concisa fue la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, que ante la victoria de Rutte se limitó a escribir en un breve tuit: «Bien».

El partido liberal del primer ministro Rutte, el VVD, ha obtenido 33 escaños, ocho menos que en las anteriores elecciones, mientras que el Partido Por la Libertad (PVV) del ultraderechista y antieuropeista Geert Wilders ha logrado 19 escaños, empatado en segunda posición con los democristianos de la CDA y los centristas de D66, según los datos aún provisionales. Si bien es cierto que Wilders ha obtenido más apoyos que en 2012, los resultados han quedado muy por debajo de las expectativas que le daban los sondeos.