The Objective
Publicidad
Medio Ambiente

Austria y Luxemburgo recurrirán la decisión de la UE sobre la nuclear y Sánchez se lo piensa

España solo valorará recurrir después de que se vote la clasificación. El Parlamento Europeo y el Consejo tienen un plazo de cuatro meses

Austria y Luxemburgo recurrirán la decisión de la UE sobre la nuclear y Sánchez se lo piensa

Planta nuclear en Bélgica. | Eric Lalmand (Zuma Press)

Austria ha sido el primer país en dar el paso, pero puede que no sea el único. La ministra de Medio Ambiente, la ecologista Leonore Gewessler, ha confirmado que su país acudirá al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) si sale adelante la propuesta de la Comisión Europea que incluye el gas y la energía nuclear como verdes. Luxemburgo se sumará a la iniciativa. España solo valorará hacerlo después de que el Parlamento Europeo y el Consejo voten la clasificación que servirá para facilitar las inversiones económicas. Tienen cuatro meses para hacerlo.

El Acto Delegado Complementario, la propuesta anunciada por el Ejecutivo comunitario este miércoles, incluye como energías sostenibles al gas y a la energía nuclear. Un planteamiento que modifica el texto inicial y que contradice el informe de los expertos que asesoran a la UE en esta materia. La decisión ha dividido al club de los 27. 

Una carta de rechazo

Los principales detractores de la propuesta son Alemania, España, Austria, Luxemburgo y Dinamarca. Los últimos cuatro países enviaron hace dos semanas una carta conjunta a los comisarios europeos competentes en la que rechazaban la inclusión del gas y la energía nuclear en la taxonomía porque supondría ponerlas al mismo nivel que las energías renovables

Los firmantes consideran que ninguna de estas energías cumplen los criterios y que la propuesta emite «una señal incorrecta para la inversión y contraria a la consecución de los objetivos europeos de descarbonización». El Ejecutivo comunitario, en cambio, considera que se trata de una decisión que «acelerará la inversión privada» para lograr el compromiso de neutralidad climática en 2050, tal y como establece el Pacto Verde de la UE.

GewesslerOK
Leonore Gewessler anuncia la decisión de Austria sobre la energía nuclear. | Foto: Twitter

Austria y Luxemburgo están decididas a dar la batalla en los tribunales. Gewesleer, ministra austriaca de Medio Ambiente, sostiene que la categorización que propone la Comisión Europea supone hacer «un lavado de cara verde» a la energía atómica y al gas de origen fósil. Su país prepara un recurso de nulidad contra la decisión, aunque para ello debe esperar a que la clasificación entre en vigor.

Los países miembro y los eurodiputados disponen de un plazo de cuatro meses para examinar el documento y presentar alegaciones. Para que la clasificación salga adelante se requiere una mayoría simple en el Parlamento Europeo, 353 eurodiputados, y el voto de una mayoría cualificada del Consejo (20 países que representen el 65% de la población). En caso de conseguirlo, el reglamento comenzaría a aplicarse a partir del 1 de enero de 2023.

Aprobación en el aire

La aprobación de la taxonomía no está garantizada, reconocen desde las instituciones comunitarias. En caso de que salga adelante, España valoraría unirse al recurso al TJUE, según avanzan a THE OBJECTIVE fuentes gubernamentales. Un portavoz del Ministerio de Transición Ecológica, en cambio, explica que el asunto no está sobre la mesa: «Ya se verá qué se hace cuando se produzca la votación».  No obstante, el Gobierno sostiene que la taxonomía no es de obligado cumplimiento y que cada Estado puede aplicar sus propios estándares.

La ministra Gewessler denuncia que la UE ha incumplido sus propias normas de procedimiento al ignorar la opinión de los expertos. Aunque su informe no es vinculante, los miembros de la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles están indignados. Incluso estudian una respuesta. Su presidente, Nathan Fabian, ha lamentado este jueves la decisión de la Comisión Europea. Además, califica los criterios del nuevo acto delegado como «más débiles» que los del borrador anterior. 

central nuclear bugey
Central nuclear de Bugey, en Francia. | Foto: Vincent Isore (Zuma Press)

«Puede haber un papel para estas actividades en una economía en transición, pero su lugar no está en la taxonomía verde», afirma Fabian. En opinión del presidente de la plataforma, esta «desviación» supone «debilitar la integridad de las finanzas sostenibles». El Ejecutivo comunitario reconoce que ni el gas ni la energía nuclear son verdes, pero las considera prioritarias para desarmonizar la producción energética.

Una opción que no aprueba el canciller de Austria, Karl Nehammer, del PP, que respalda a su ministra. Afirma que su país sigue comprometido con la expansión de las energías renovables. «La energía nuclear no es verde ni sostenible. La decisión de la UE no es comprensible», ha escrito en Twitter. Una opinión que también sostiene Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, una de las caras más visibles en el rechazo a la inclusión de estas energías en la taxonomía. Ribera también lideró la petición para reformar el mercado eléctrico.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D