Un cuarto de las familias españolas se encuentra en riesgo de pobreza extrema por la crisis pandémica

Por: The Objective

Sociedad
Un cuarto de las familias españolas se encuentra en riesgo de pobreza extrema por la crisis pandémica
Foto: EMMANUELLE MICHEL| AFP

Las «colas del hambre» aumentan por momentos y éstas se transforman en «familias sin techo», tanto extranjeras como españolas. Ya no les queda nada de dinero para el transporte, pagar alquileres, electricidad o recibir alimentos. Las ayudas siguen sin llegar o son denegadas y un año después de la pandemia, ya son un cuarto de las familias españolas las que se encuentran en riesgo de extrema pobreza, según ha emitido este miércoles la Fundación Madrina en un comunicado.

Por qué te lo contamos: el coronavirus ha traído consigo una de los mayores agujeros económicos sin precedentes que ha hecho quebrar a familias y empresas, y que a su vez ha creado una crisis de deuda del estado del 200% sobre el PIB, la más grave desde la Segunda Guerra Mundial y de la postguerra, según mantiene la Fundación Madrina. 

El 97,2% de las familias atendidas por esta organización no ha recibido el Ingreso Mínimo Vital (IMV) solicitado desde el inicio de la pandemia y 4 de cada 10 familias que lo han pedido han dejado de percibir la ayuda social mínima autonómica. Por otra parte, tan solo se han aprobado el 2,8% de las solicitudes, un 18,9% han sido denegadas sin dar motivo alguno, y el 78,3% continúa en estudio.

Asimismo, 1 de cada 2 familias vulnerables perderá la vivienda en los próximos meses, lo que nos lleva al borde de un «desastre humanitario» y empieza a haber desabastecimiento en los bancos de alimentos para atender a tantas familias vulnerables en «nueva pobreza», tal como recoge el informe.

En consecuencia, España está padeciendo una gran devastación económica, con empresas «zombis», que caminan con niveles de deuda incapaces de recuperarse por el bajo crecimiento de su negocio, y con familias que sufren un «baby crack», haciendo que la tasa de natalidad haya disminuido drásticamente por la incertidumbre, lo cual que se aprecia significativamente desde junio de 2020, según datos de la Fundación con relación a sus indicadores adelantados, entre otros, como las llamadas al call center.

Ante esta situación, ya son muchas las organizaciones que están pronunciando al respecto y la Fundación Madrina destaca que durante este tiempo, han pasado de entregar alimentación e higiene de bebé a 400 familias al mes antes de la pandemia, a más de 4.000 familias al día en la actualidad, que buscan en las «las colas del hambre» lo más necesario para sobrevivir. Esta dramática situación que va en aumento, supone pasar de 30 toneladas al trimestre, a la entrega de más de 15 toneladas al día. En este sentido, comienza a haber desabastecimiento en los bancos de alimentos, pues no se consiguen los alimentos suficientes para tantas familias vulnerables.

Así, la crisis económica ha generado una «avalancha» de personas que acuden a los centros de ayuda con frases como «¿Me pueden dar dinero para regresar a casa? Nos hemos colado en el metro… y no nos queda dinero para transporte». Esta es la queja de cientos de familias que atiende diariamente la Fundación en el Banco del Bebé.

Sin ayudas sociales, sin empleo y ahora también sin hogar, las familias con hijos menores están iniciando un éxodo hacia sus países de origen, hacinándose en hogares con sus abuelos o bien sobreviviendo como buenamente pueden, buscando trabajo y reduciendo gastos.