The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Nigeria

Un miembro de Boko Haram es condenado a 15 años por el secuestro de niñas de Chibok

The Objective
Última actualización: 13 Feb 2018, 6:10 pm CEST
Foto: Olamikan Gbemiga | AP

Un militante de Boko Haram ha sido condenado a 15 años de prisión por participar en el secuestro en 2014 de más de 200 niñas en la ciudad de Chibok. La condena se ha anunciado en la reanudación de un macrojuicio a un 1.000 yihadistas en Kainji (norte de Nigeria), según han informado este martes medios locales.

El yihadista condenado, que ha asegurado que se vio obligado a participar en el delito, ha sido uno de los 20 miembros de Boko Haram que han recibieron penas de entre 3 y 15 años de cárcel en la primera fase del juicio, según el medio local Vanguard. Aunque en un primer momento el Ministerio de Justicia dijo que el proceso estaba abierto al público, el acceso no se ha permitido finalmente en esta segunda fase, que comenzó ayer. La primera finalizó el pasado octubre.

Más de 700 sospechosos de participar en actividades terroristas con la milicia Boko Haram serán juzgados en esta fase del proceso en cuatro tribunales de una instalación militar, por razones de seguridad. Unos 45 terroristas fueron condenados a penas de prisión de hasta 31 años, mientras que otros 400 fueron liberados por falta de pruebas en la primera fase del macrojuicio, informó el Ministerio de Información el pasado octubre.

Nigeria ha visto incrementado el número de ataques suicidas en los últimos meses pese a que los terroristas han perdido presencia en algunos de sus territorios por operaciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad. En represalia, los yihadistas han adaptado sus ataques a sitios considerados puntos débiles, como los lugares de oración, escuelas y campos de desplazados.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur. Más de 20.000 personas han muerto desde el comienzo de la insurgencia yihadista en la zona, en 2009, alrededor de 1,6 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares y 4,7 millones necesitan asistencia alimentaria de emergencia, según cifras de la ONU.

El secuestro de las niñas Chibok causó indignación y condena internacional, como la de la ex primera dama de los Estados Unidos Michelle Obama y el nobel Malala Yousafzai, que se unieron a pedir su puesta en libertad.  Más de cien niñas han sido liberadas, pero 112 permanecen en cautiverio, según informa Efe.