The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Italia

El Open Arms se dirige a Lampedusa con el permiso de un tribunal italiano

Redacción TO
Última actualización: 14 Ago 2019, 8:52 pm CET
Foto: Pau BARRENA | AFP

Los 147 migrantes a bordo del barco de la organización española Open Arms se dirigen ya a la isla italiana de Lampedusa, después de que la Justicia italiana les haya permitido entrar en aguas territoriales y haya cancelado la prohibición firmada por Matteo Salvini. El buque llevaba en aguas internacionales esperando un puerto en el que atracar 13 días.

El barco se está dirigiendo ya a las costas de Lampedusa, pues es el puerto más cercano, situado a unas 30 millas, con la "intención de permanecer en estas aguas territoriales. Sin embargo no van a desembarcar todavía, porque la autorización para que los rescatados y la tripulación pisen tierra es competencia de Salvini, en su condición de ministro del Interior, según fuentes de la organización explicaron a Efe.

El mar está revuelto y la travesía es complicada, por lo que el barco necesitará varias horas para llegar a estas aguas italianas y previsiblemente lo hará durante la madrugada.

El problema se planteará una vez llegue a Lampedusa, pues Salvini, que mantiene un pulso firme contra la inmigración ilegal, podría ordenar que queden bloqueados a bordo del barco.

De hecho tras conocer la decisión de la Justicia, Salvini, ha reiterado que en las próximas horas volverá a firmar una negativa para que el barco pueda desembarcar en Lampedusa. "Vivimos en un país en el que un abogado del Tribunal Administrativo del Lacio quiere dar permiso para desembarcar en Italia a un barco extranjero lleno de migrantes. Yo volveré a firmar en las próximas horas mi 'no'", ha dicho Salvini en un acto en Génova.

En agosto de 2018, el líder ultraderechista mantuvo retenidos durante más de cinco días a un centenar de migrantes frente a las costas de la ciudad de Catania, en Sicilia, una actuación que le valió la apertura de una investigación en Italia. No fue juzgado por estos hechos, porque su exsocio en el Gobierno, el antisistema Movimiento Cinco Estrellas, impidió que se levantara su inmunidad.

Tras dos semanas esperando en aguas internacionales a que algún país europeo les ofreciera un puerto, el Open Arms ha conseguido este miércoles romper el veto de Salvini, que mantiene los puertos cerrados y ha impulsado una ley antiinmigración que multa a las ONG que entran en aguas italianas.

Open Arms presentó un recurso ante la Justicia italiana que ha sido acogido por la situación "de evidente dificultad" en la que se encuentra la embarcación, según el fallo.

Ha sido el Tribunal Administrativo Regional (TAR) del Lacio el que ha tomado esta decisión y ha explicado que "la situación de gravedad y urgencia excepcionales" justifica que se permita desde este momento su entrada en aguas territoriales italianas "para que las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica".

Este fallo llega solo un día después de que Salvini instara al barco a poner rumbo a España e insistiera en que no abriría los puertos italianos. En España, por su parte, el Gobierno rehusó considerar una solicitud de asilo para 31 menores africanos rescatados en el Mediterráneo por el barco humanitario de la ONG, alegando que no era válida.

"Buscamos la legalidad absoluta"

El fundador de la ONG española Open Arms, Òscar Camps, ha dicho en una rueda de prensa en Madrid que pedirá la evacuación inmediata de los rescatados "por motivos médicos", aunque no bajarán sin obtener antes el permiso de las autoridades italianas.

"Buscamos la legalidad absoluta", aseguró, al tiempo que explicó que espera que la solución para los 147 inmigrantes del Open Arms sea "de horas, no de días".

Fuentes del ministerio italiano del Interior han asegurado a EFE que la decisión de la Justicia italiana solo afecta a la prohibición firmada por Salvini contra el Open Arms, por lo que sigue vigente la ley antiinmigración que multa a las organizaciones humanitarias con migrantes a bordo.

De forma paralela, el barco humanitario Ocean Viking, fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, también espera en el Mediterráneo con 356 migrantes a bordo a que algún país lo autorice a entrar en puerto.