Una periodista muere durante violentos disturbios en Irlanda del Norte

Mundo ethos

Una periodista muere durante violentos disturbios en Irlanda del Norte
Foto: Leona O'Neill| Reuters

Una periodista de 29 años ha muerto durante la noche del jueves en los violentos disturbios desatados en Londonderry, en Irlanda del Norte, un caso que la policía norirlandesa califica de «incidente terrorista». «Puedo confirmar que luego de un intercambio de disparos (…) una mujer de 29 años resultó muerta», ha señalado el comisario adjunto de la policía de Irlanda del Norte, Mark Hamilton. «Tratamos este evento como un incidente terrorista», ha sostenido Hamilton, quien ha añadido que ha sido abierta una investigación sobre lo ocurrido.

El municipio de Derry, donde han acontecido los hechos, tiene 900.000 habitantes y la policía ha señalado como responsables de la  muerte de Lyra McKee –quien recibió el impacto de balas mientras cubría un ataque a las fuerzas de seguridad por parte de estos grupos– a disidentes republicanos. Específicamente al grupo conocido como Nuevo IRA, escisión de una antigua banda paramilitar contraria a los Acuerdos de Paz que lograron poner fin a años de violencia en el Ulster.

McKee de acuerdo con la agencia literaria Janklow & Nesbit nació el Belfast y había escrito mucho sobre el conflicto irlandés.

En enero McKee había publicado un mensaje en Twitter en que criticaba ásperamente la violencia en las noches de Londonderry. «Es una locura completa», había lamentado.

Otra periodista, Leona O’Neill, afirmó en Twitter que vio una mujer herida caer junto a un vehículo en medio de los disturbios. «Yo estaba junto a esta joven mujer cuando cayó junto a un automóvil de la policía en Creggan. Pedí una ambulancia, pero la policía la puso en la parte trasera de su vehículo y la llevó a un hospital, donde murió. Tenía 29 años. Esto me revuelve el estómago», escribió.

Versiones divulgadas en redes sociales apuntaban que agentes de policía fueron atacados con disparos y explosivos tipo molotov durante una operación de seguridad en ese barrio donde se estaban registrando disturbios. La propia O’Neill había reportado en Twitter que había vehículos incendiados en los disturbios y que se habían lanzado «decenas» de explosivos molotov contra los camiones de la policía.

«No hay absolutamente ninguna excusa para atacar» a los agentes, advertía en la red Twitter la Federación de Policías de Irlanda del Norte. «Ellos protegen esa comunidad y no están ahí por comodidad personal. Tal comportamiento debería ser firmemente condenado», acotaba la entidad.

La Comisión Europea ha condenado los incidentes. «Hemos visto las informaciones sobre el terrible incidente que se registró ayer en Irlanda del Norte que acarreó la muerte de una periodista. Condenamos semejante violencia», ha reaccionado el portavoz de la Comisión al ser interrogado por la AFP.

Arlene Foster, la líder del partido unionista norirlandés DUP ha condenado la situación, y ha apuntado que el ataque a los agentes de policía ha sido un «acto insensato».

En tanto, el partido nacionalista irlandés Sinn Féin también ha condenado «sin reservas» lo ocurrido, y ha calificado la muerte de la mujer como «un ataque contra toda la comunidad, contra el proceso de paz y contra el acuerdo del Viernes Santo», en virtud del cual el poder en la región es compartido entre el Sinn Féin y el DUP.

Situado en la frontera con la República de Irlanda, Londonderry es tristemente célebre por el «Bloody Sunday», el «Domingo Sangriento» del 30 de enero de 1972, cuando soldados británicos abrieron fuego contra manifestantes, dejando un saldo de 14 personas muertas.

En enero de este año, la explosión de un coche bomba en Londonderry ya había hecho despertar los temores de otra ola de violencia entre grupos paramilitares. Estos grupos no esconden la tensión a causa del Brexit, ya que la salida del Reino Unido de la Unión Europea debería establecer una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un punto de sensibilidad extrema.