Von der Leyen, sobre el 'Sofagate': «Me sentí sola y dolida, como mujer y europea»

Por: EFE

Política y conflictos
Von der Leyen, sobre el 'Sofagate': «Me sentí sola y dolida, como mujer y europea»
Foto: OLIVIER HOSLET| EFE

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, ha expresado este lunes que el incidente en su reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, donde quedó relegada a un asiento secundario en favor del presidente del Consejo, Charles Michel, le hizo sentirse «sola y dolida, como mujer y como europea».

En contexto: Von der Leyen se ha expresado de esta forma ante el pleno del Parlamento Europeo, donde ha acudido junto a Michel a dar cuenta del conocido informalmente como «Sofagate», que marcó una visita en la que los dos líderes europeos buscaban reactivar los contactos con Turquía tras un 2020 particularmente tenso en las relaciones entre este país y Bruselas.

«Soy la primera mujer presidenta de la Comisión Europea, y así esperaba que se me tratase cuando visité Turquía. Pero no fue así. No puedo encontrar una justificación para como se me trató, así que tengo que concluir que fue porque soy una mujer. ¿Habría pasado si hubiera llevado traje y corbata?», se ha preguntado Von der Leyen.

«Me sentí dolida, me sentí sola como mujer y como europea», ha añadido la alemana ante la Eurocámara. Asimismo y pese a ello, Von der Leyen reconoce encontrarse «en una situación privilegiada» por ser «presidenta de una institución respetada» y por tener la capacidad de alzar la voz, y ha alertado de las millones de situaciones como ésta y más graves que quedan silenciadas cuando le suceden a mujeres que no tienen la capacidad de defender su postura.

«Cuando llegué la reunión, había cámaras. Gracias a ellas, el vídeo de mi llegada se hizo viral y generó titulares. No hicieron falta traducciones ni subtítulos: las imágenes hablaban por sí solas. Pero todos conocemos miles de incidentes similares, la mayoría mucho más serios, que nadie ve», ha advertido la jefa del Ejecutivo comunitario.

Igualmente, ha reconocido que, tras el incidente, empleó la reunión con Erdogan para expresar su preocupación por la salida de Turquía de la Convención de Estambul, un tratado internacional para combatir la violencia machista, y apuntó a que en Europa algunos países no han ratificado este tratado y otros se están planteando abandonarlo.

«Esto no es aceptable. Cualquier violencia contra mujeres y niñas es un crimen. Debemos llamarlo crimen y castigarlo como tal», ha pedido la alemana. También ha señalado que la adhesión de la UE como bloque a la Convención de Estambul está detenida en el Consejo (institución que representa a los países) y que la Comisión quiere plantear medidas alternativas para prevenir y castigar a nivel europeo este tipo de violencia antes de que acabe el año.