Archivado el caso abierto por delito de odio contra el Gran Wyoming y Dani Mateo

Política y conflictos

Archivado el caso abierto por delito de odio contra el Gran Wyoming y Dani Mateo
Foto: Abraham Caro Marin

La Fiscalía Provincial de Madrid ha archivado las diligencias abiertas por la denuncia que interpuso la Fundación Nacional Francisco Franco por las parodias emitidas en el programa de humor de La Sexta El Intermedio sobre el dictador. La Fiscalía entiende que las bromas están amparadas por la libertad de expresión, informa Efe. El ministerio público ha informado un comunicado de la decisión de cerrar la investigación contra la empresa audiovisual Atresmedia y los presentadores de televisión y humoristas José Miguel Monzón, conocido como el Gran Wyoming, y Dani Mateo por un supuesto delito de odio.

La denuncia aludía a tres vídeos emitidos en el programa de La Sexta en el que los presentadores aparecían con un muñeco que presentaron como si fuera el cadáver de Franco y al que acababan tirando al suelo y arrancando los brazos “en una suerte de sketch en el que, aparentando respeto, acababan dañando al muñeco”. El Ministerio Público entiende que la parodia puede ser de “mal gusto, desafortunada y posiblemente reprobable”, pero que está «amparada por la libertad de expresión”.

De hecho, el fiscal precisa que el guion del programa tiene un tono humorístico y en él se hacen chistes “con mayor o menor acierto”, pero que, como sucede con este caso, las bromas no cumplen con los requisitos necesarios para que se las considere como un delito de odio. «No cabe deducir que los presentadores estuvieran fomentando, promoviendo o incitando al odio, hostilidad, discriminación o violencia ni tampoco que realizaran acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito contra un grupo o persona determinada”, explica el ministerio público. Además, señala que los hechos denunciados por la Fundación Nacional Francisco Franco no pueden ser considerados como un delito de injurias, “toda vez que el honor de personas ya fallecidas solo puede protegerse en vía civil».

Este no es el único caso en el que se está viendo envuelto El Intermedio. El mes pasado, Dani Mateo se negó a declarar ante el juez por sonarse la nariz con la bandera de España en una escena del programa, lo que supuso que fuera investigado por un delito de ofensas o ultraje a símbolos de España o sus Comunidades efectuado con publicidad y un delito de odio tras una denuncia de la organización Alternativa Sindical de Policía. “Como ciudadano de este país, estoy preocupado porque estamos llevando a un payaso ante la Justicia por hacer su trabajo y eso me preocupa por la imagen de mi país y de mi bandera“.