Jesus H. Cifuentes

Publicaciones recientes

La resistencia
La resistencia

La resistencia

En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

La cuidadora de Rajoy
La cuidadora de Rajoy

La cuidadora de Rajoy

Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

La resaca será dura, Perico
La resaca será dura, Perico

La resaca será dura, Perico

Este país se parece cada vez más a la metáfora de este lobo de mar solitario que han encontrado momificado en las costas de Filipinas. Era el  marino alemán de 59 años, Manfred Fritz Bajorat, desaparecido en 2009. Este aventurero alemán comenzó este viaje con su mujer en el año 2008. Posteriormente rompieron y ella murió después de cáncer.

Brindis por la vergüenza ajena
Brindis por la vergüenza ajena

Brindis por la vergüenza ajena

Cuesta imaginar un mundo sin fronteras. Dar ese salto mortal en el que las barreras entre los seres humanos no existían porque no se habían inventado, porque no se habían cocinado en el imaginario posible de la conciencia humana, quizá su “escasa” conciencia entonces.

Esto lo arreglamos a tiros
Esto lo arreglamos a tiros

Esto lo arreglamos a tiros

Era la noche del 13 de Noviembre cuando la banda “Eagles of Death Metal” actuaban en la sala Bataclan de París, momento en el que irrumpieron a tiros los terroristas que dejaron tras de sí 89 muertos en el recinto, mas los otros 41 que murieron asesinados en otros puntos de la ciudad.

El precio despreciable
El precio despreciable

El precio despreciable

Al final a todo se le acaba poniendo precio. Es un poco un asco. Pero claro, esto se debe a que casi todo, al final le pertenece a alguien, y en buena parte de los casos y desde que existe la voraz “civilización”, le pertenece simplemente al primero que llega, al primero que lo coge, aunque de hecho se lo esté robando a otros.

Jugando a la oca
Jugando a la oca

Jugando a la oca

Por fin parece que vuelve a fluir el río político que estaba apresado en este país. Y es que el panorama resultante tras las últimas elecciones, tan desconcertante como emocionante, se había quedado encharcado, y el agua ya sabemos todos que si no fluye, se pudre.

Lo mío pa' su saco
Lo mío pa' su saco

Lo mío pa' su saco

Y así continúan las cosas. España sin encontrar Gobierno, y las grandes corporaciones de la globalización, “preocupadas” con el panorama que se pueda generar si se llega a un Gobierno de coalición de izquierdas.
Tiene miga la cosa, porque según parece, lo que menos vale de todo en esta falsa democracia es la soberanía popular, el deseo del pueblo manifestado en las urnas.

Lo mío pa' mi saco
Lo mío pa' mi saco

Lo mío pa' mi saco

Es increíble cómo nos engañan a diario desde las cúpulas del poder. No cabe en la cabeza y mucho menos en la dignidad el pisoteo continuo que recibimos desde todas y cada una de las siglas grandilocuentes que gobiernan el mundo: BM, FMI, OCDE, OMC, UE, OMC, ONU, ICC, PNUD, TIPP, NAFTA, MERCOSUR… Todos y cada uno de ellos están dirigidos por grandes mentirosos forrados de pasta hasta la más asquerosa obscenidad, que viven de espaldas al mundo y a lo que sucede en sus calles. Viven en una burbuja que poco tiene que ver con el esfuerzo cotidiano por sobrevivir del del trabajo, y por supuesto, a años luz de lo que significa la pobreza y el hambre, de no poder mantener a tu familia, de tener las puertas cerradas de toda esperanza, y de vivir en la pesadilla continua de la guerra y la violencia, de ser permanentemente “refugiados” o “desplazados” en busca de unas falsas migajas con las que engañar el hambre de un futuro.

Cenizas de la locura
Cenizas de la locura

Cenizas de la locura

Dentro de ese gran frenopático que esconde el “American way of life”, que impone de manera no escrita la ley del más fuerte, y amparado por la segunda enmienda, en los Estados Unidos de América la ley da pocas limitaciones para portar armas.
La segunda enmienda es parte de la llamada Carta de Derechos aprobada el 15 de diciembre de 1791, en la que se recoge literalmente “…..Siendo necesaria una Milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar armas, no será infringido”

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D