The Objective
Publicidad
Cultura

Manual de iniciación a las aplicaciones de citas, por Sophie Marceau

La actriz francesa protagoniza en Amazon I Love America, una comedia sobre el duelo, el cine y el amor en línea

Manual de iniciación a las aplicaciones de citas, por Sophie Marceau

Fotograma de la película 'I love America' | Amazon Prime

Sophie Marceau (París, 1966) lleva toda su carrera respondiendo a preguntas impertinentes sobre su edad. Cuando debutó a los 13 años en la comedia La Boum (Claude Pinoteau, 1980), la prensa le reiteraba su sorpresa ante su juventud, y en sus últimos trabajos, agasajan o critican su evolución física en la madurez. Este subrayado existencial de los aniversarios se contradice con la actitud de su alter ego en su última ficción, I Love America, que se resta años en las aplicaciones de citas.

La comedia, cuyo estreno está programado en Amazon Prime el 29 de abril, cuenta el proceso de reinvención de una directora de cine francesa que a la muerte de su madre, se muda a Los Ángeles para iniciar una nueva vida profesional y sentimental. Para este segundo frente, se animará a tantear las procelosas aguas de las relaciones virtuales, una modalidad que le provoca tanto estupor como torpeza.

Marceau01
Fotograma de la película ‘I love America’ | Amazon Prime

«A diferencia de mi personaje, no puedo mentir sobre mi edad aunque quisiera», se ríe la actriz, que también descarta toda experiencia en Tinder, aunque aplaude su existencia. «Muchas personas se sienten muy solas y tienen grandes dificultades para conocer a alguien. Con tanto progreso y velocidad, simplemente han olvidado cómo hacerlo. De ahí que este tipo de ofertas en línea sean sin duda una buena opción, porque cubren todas las necesidades y ofrecen algo para cada cual. Todo el mundo puede encontrar lo que busca».

Quimeras y audiciones

Hollywood también se presenta en la película como meca y santuario de directores y actores en ciernes. Para ilustrarlo, hay una escena en la que un taxista aspirante a actor, al enterarse de que el personaje de Marceau es una realizadora, le pide poder practicar con ella una audición durante una carrera. En la vida real, Sophie no ha tenido que pasar por ese trance más que una vez, la de su debut en La Boum. «Luego me hice famosa y me ofrecieron la mayoría de los papeles sin pasar una prueba. Solo tuve que presentarme a entrevistas en alguna ocasión en los EE.UU. No estaba entrenada. Y como soy una actriz instintiva, resultó catastrófico. Era demasiado emocional, nada profesional, pero tuve la suerte de que me seleccionaron un par de veces (risas). Definitivamente no soy buena en las audiciones», se mofa de sí misma.

Marceau02
Fotograma de la película ‘I love America’ | Amazon Prime

Cuando rompió mano frente a la cámara a los 13 años en La Boum lo hizo en la piel de una cría experta en asuntos de amor. Aquella película y su secuela la convirtieron en ídolo adolescente en su país. Desde entonces, Marceau fue vistiendo diferentes pieles pero nunca se ha deshecho de su icónico flequillo. Sus hitos internacionales fueron Braveheart (Mel Gibson, 1995) y como chica Bond en El mundo nunca es suficiente (Michael Apted, 1999). Desde entonces, se ha volcado en el cine francés, con tres incursiones como directora.

Su nueva película supone la tercera colaboración con la cineasta Lisa Azuelos, que en el metraje rinde homenaje a su madre, la cantante Marie Laforêt, fallecida en 2019.

Duelo y reconciliación

Se da la coincidencia de que tanto en I Love America como en el anterior largometraje de la actriz, la comedia negra Todo ha ido bien (François Ozon, 2021), sus protagonistas lidian con la aceptación de la muerte de sus padres, lo que le ha hecho reflexionar sobre la suya propia: «Todo el mundo tiene miedo a envejecer; decir lo contrario sería una mentira. Cuanto más mayor te haces, más cerca está el fin. Somos mortales y hemos de aceptarlo. Ahí es donde todos somos iguales. El problema es que estamos obsesionados con la juventud. Idealizamos esta fase y sufrimos el delirio de querer ser eternamente jóvenes. Y en el caso de las mujeres, en particular, la presión aumenta con los años. En esta sociedad se nos han asignado funciones y responsabilidades específicas. De modo que si la fertilidad decae, nuestra posición social queda cuestionada. Hemos de alejarnos de ese lugar común y sacudirnos los complejos. Tenemos una segunda y una tercera vida, a los 50 y más adelante. Solo depende de que alguien sepa mirarte».

Marceau03
Fotograma de la película ‘I love America’ | Amazon Prime

La protagonista de su filme vive un doble proceso de duelo y reconciliación con la figura de su progenitora, que la descuidó durante su niñez. A Sophie le ha hecho reflexionar sobre su propia maternidad: «Criar hijos es probablemente lo más complicado del mundo. Son tan frágiles, difíciles y están tan necesitados. Toda madre siente un miedo interior a no cumplir con las exigencias propias y ajenas. Durante mucho tiempo me estuvo preocupando si lo estaba haciendo bien, si las decisiones que tomaba eran las correctas. Cuando tomé la decisión de tener hijos (dos, Vincent, nacido de su relación con el director polaco Andrzej Zulawski en 1995, y Juliette, hija del productor estadounidense Jim Lemley), asumí hacerme cargo de ellos, pasara lo que pasase».

Bajo su parecer, la quintaesencia de I Love America se resumen en la posibilidad de mirar hacia atrás sin ira y asumir el control de la vida a pesar de las mellas del pasado. «No podemos cambiar lo que nos ha sucedido tiempo atrás, pero si traer experiencias vividas al presente para transformarlas o situarlas bajo otra luz. No eres tan solo una víctima de tu herencia. No se trata solo de dónde naciste y te criaste y de cómo te criaron, sino que tienes el poder y los medios para marcar la diferencia».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D