El brote del ébola en la República Democrática del Congo puede extenderse a zonas urbanas

Mundo ethos

El brote del ébola en la República Democrática del Congo puede extenderse a zonas urbanas
Foto: JOHN BOMPENGO

El brote de ébola que ha acabado con la vida de 27 personas en la República Democrática del Congo se encuentra en un momento decisivo, porque podría extenderse a zonas urbanas si los servicios de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no son capaces de controlarlo. Será durante las próximas semanas cuando se conozca con certeza, según ha explicado el director del programa de gestión de situaciones de emergencias de la OMS, Peter Salama, durante una sesión especial de la OMS en Ginebra, informa AFP.

La epidemia se declaró el 8 de mayo en Bikoro, una ciudad de 200.000 habitantes situada en el noroeste del país, donde ya hay al menos 58 casos registrados, según un último balance de la OMS publicado este miércoles. Por su parte, esta organización prevé vacunar a 10.000 personas hasta finales de junio, tanto al personal sanitario como a quienes estén en contacto con los enfermos. «Esta vacuna no debe considerarse una solución milagrosa, sino más bien una parte de la respuesta», ha dicho el director del programa.

«Sabremos si se extiende si hay casos adicionales en los grandes centros urbanos o si hay casos en los países vecinos», ha añadido Salama, quien ha señalado que es demasiado pronto para saber hacia dónde va la epidemia. «Estamos en una encrucijada«.

Según la OMS, los primeros casos aparecieron a principio de abril en una zona rural del noroeste de República Democrática del Congo, antes de propagarse hasta Mbandaka, una ciudad de cerca de 1,5 millones de habitantes situada a orillas del río Congo y conectada a la capital, Kinshasa, por vías fluviales. El viernes pasado, la organización consideró que el brote no cumplía las condiciones de una emergencia de salud pública de alcance internacional, una calificación que permitiría ante todo a la agencia de la ONU tener más fuerzas en el plano jurídico para impedir que los países impongan restricciones a los viajes o al comercio, unas medidas que pueden ser, en su opinión, contraproducentes.

La organización también ha recordado que las personas que se hayan curado del ébola aún pueden transmitir el virus por vía sexual durante meses o incluso años.»La respuesta a esta grave epidemia empezó bien pero todavía hay un largo camino por recorrer hasta ver el final», ha concluido.