The Objective
Publicidad
Consumo

El sector de la distribución prevé una Navidad histórica a pesar de la crisis de suministros

El sector de la distribución prevé una Navidad histórica a pesar de la crisis de suministros

Charles Rex Arbogast|AP

Queda poco para la que debería ser la campaña navideña de la normalidad y la recuperación tras meses marcados por las restricciones debido al coronavirus. Si la pandemia continúa en estos niveles, con datos de contagios y fallecidos en mínimos, todo hace indicar que no habrá restricciones y el consumo experimentará fuertes incrementos, según las previsiones de los principales analistas. De hecho, el sector de la gran distribución y la logística prevé una Navidad histórica a pesar de que la crisis de suministros ha dejado varados a miles de cargueros amenazando la recuperación.

En el sector tratan de ser optimistas y confiar en las recientes declaraciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que aseguró hace unos días que «la situación no va a ir a peor». Desde la OMC se muestran confiados en que ya se ha llegado al máximo en cuanto a cuellos de botellas en las rutas comerciales y carencias de mercancías. Mensaje de calma mientras se acerca el Black Friday, que será el ensayo de lo que puede ocurrir en Navidad.

«Nos enfrentamos a una campaña de Navidad muy importante, hay que ser prudentes pero podría ser la primera sin restricciones de ningún tipo. Con que se recuperen los niveles de 2019 estamos satisfechos», aseguran a THE OBJECTIVE fuentes de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged).

Desde Anged, que representa a firmas como El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Ikea o Leroy Merlín, aseguran a este medio que las empresas de la gran distribución llevan meses preparando los almacenes para que no se produzcan problemas durante la campaña de Navidad por los problemas con los suministros. «No obstante, si hubiese alguna rotura puntual de stock de algún producto o marca, los consumidores siempre tendrán productos sustitutivos de la misma categoría y gama, aunque de otra marca», explican.

Otro sector que se está viendo profundamente afectado por esta situación es el de la logística, que ha vivido con la pandemia un aumento considerable de la actividad fruto del auge del comercio online. «Este año esperamos que se alcance la mayor cifra de ventas nunca antes vista durante la campaña de Black Friday y de Navidad. Volveremos a ser testigos de un aumento del comercio electrónico, tanto si lo comparamos con la campaña del año pasado como con las ventas producidas durante 2021», asegura Francisco Aranda, presidente de UNO (Organización Empresarial de Logística y Transporte), en declaraciones a THE OBJECTIVE.

Son conscientes de que el crecimiento no va a ser tan alto como el que se registró el pasado año, pues la pandemia provocó que se acelerase el que estaba previsto para los próximos 4-5 años. Este año, por tanto, el incremento con respecto a 2020 será más moderado. «Para adaptarse a ello, la última milla (y también la primera) lleva meses planificándose, pues la escasez y el precio de los contenedores, así como la dificultad de obtener materias primas, está provocando que las empresas que no se hayan preparado con meses de antelación se queden fuera de la oportunidad de negocio que ofrece esta época», explica Aranda a THE OBJECTIVE. Por tanto, y al igual que ocurre en la gran distribución, este último trimestre del año será el que mayor previsión requiera.

«Por suerte, hemos aprendido mucho de la pandemia y nuestros algoritmos de predicción de la demanda ya tienen nuevas variables con las que poder ayudarnos a gestionar mejor las tensiones de la cadena de suministro que llevamos soportando este año», asegura Aranda. En definitiva, explica, las empresas que podrán hacer frente a estos picos de demanda son aquellas «que estén digitalizadas y que han hecho uso de los datos mediante tecnologías como big data o inteligencia artificial».

En el sector de la logística, tal y como viene ocurriendo en los últimos años, esperan también un crecimiento en el empleo en sintonía con ese crecimiento de volumen de negocio. Los empleos requeridos en el sector para los próximos meses serán fundamentalmente repartidores, mozos de almacén, personal de atención al cliente, jefes de tráfico, etc. «Estos perfiles profesionales son muchos de los puestos que las empresas deben reforzar y profesionalizar para asumir con garantías este último trimestre del año», añade el presidente de la patronal logística.

Máxima preocupación por los impuestos

No todos los subsectores se están recuperando al mismo ritmo. Mientras el textil sigue algo retrasado, el sector de la alimentación empieza a normalizarse tras un año atípico marcado por el efecto acaparamiento ante los confinamientos y las restricciones en la restauración. En cuanto a la venta de equipamientos para el hogar ocurre algo similar: aunque permanece en niveles muy positivos, al igual que el sector alimentario, tiende también hacia una cierta normalidad.

A pesar de estar ‘preparados’ para la Navidad en medio de la crisis de suministros, el sector de la gran distribución afronta esta incipiente recuperación con muchas incertidumbres. «Aún hay muchos trabajadores en paro, ERTE o cese de actividad, lo que sigue influyendo en el consumo. Además, la subida del precio de la luz provoca un incremento de costes en un sector que tiene pocos márgenes», explican a THE OBJECTIVE fuentes de Anged. El sector no se plantea hacer ningún paro como la industria, pero obviamente estos precios erosionan mucho la competitividad.

Pero, si hay una cuestión que tiene especialmente preocupada a la gran distribución, son las futuras subidas de impuestos que pretende llevar a cabo el Gobierno. «Lo que entendemos es que en este contexto de recuperación aún incipiente no es el momento de efectuar subidas impositivas como pretende hacer el Gobierno, al contrario de lo que hacen otros países del entorno y de lo que demanda la economía», aseguran estas mismas fuentes. En cuanto al mercado laboral, insisten en que el Gobierno no debería hacer una reforma en contra de lo que se hizo en 2012, más bien al contrario, «profundizando en la flexibilidad» que es en este momento lo que necesita la economía.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D